Información sobre vivienda y economía

Steelcase: el teletrabajo permite conciliar, pero reduce el bienestar y el compromiso de los empleados

La consultora sostiene que a largo plazo las empresas necesitarán compaginar el trabajo físico y el digital para sobrevivir

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

La crisis del coronavirus ha impulsado el teletrabajo en España. Durante el confinamiento, tres millones de personas trabajaron en remoto desde sus hogares y, aunque eso permitió frenar nuevos contagios y facilita la conciliación con la vida personal, hay estudios que apuntan a que muchos empleados quieren volver a la oficina.

Según la consultora estratégica de espacios Steelcase, a nueve de cada 10 estadounidenses les gustaría volver a la oficina física para poder relacionarse con otras personas. 

"El trabajo remoto ha demostrado ser de gran utilidad durante el confinamiento y es, sin duda, una herramienta a tener en cuenta en la ansiada flexibilización y conciliación del trabajo en España. Sin embargo, la actividad laboral desde casa también ha demostrado muchas carencias cuando se produce para todos y durante un tiempo prolongado, unas carencias que repercuten en el bienestar de los equipos y la productividad de las organizaciones", explican desde la compañía.

¿Y cómo plantear la estrategia de la vuelta a la ya famosa 'nueva normalidad'? La consultora sostiene que, a corto plazo, el teletrabajo será esencial para que miles de empresas mantengan la actividad, aunque a largo plazo su supervicencia estará vinculada a su capacidad para compaginar el entorno laboral físico y el digital.

La clave, según Steelcase, es que las empresas "tomen conciencia de que sus oficinas representan un activo esencial para su productividad. Son el corazón de toda organización. Reunirse en el espacio de trabajo para socializar y colaborar pasará a ser el principal objetivo de la oficina, aunque ahora nos esforzamos por alcanzar el equilibrio entre la necesidad de contar con espacios atractivos y la necesidad de seguridad”.

La cosultora incide en que "la oficina es uno de los puntos clave de la socialización de las personas y esto tiene unos beneficios conocidos para las empresas: el sentimiento de pertenencia al grupo aumenta el bienestar y el compromiso de los trabajadores. En el corto plazo, el trabajo desde casa puede ser suficiente para la continuidad de la actividad, pero a la larga las organizaciones tienen muy complicada su supervivencia sin estos factores".

En su opinión, es necesario que las empresas extremen las medidas de precaución y seguridad en la vuelta a la oficina, y que ésta se realice de manera ordenada para que los empleados quieran volver. Por ejemplo, propone mantener en remoto todas aquellas actividades que sean más mecánicas, e impulsar las más creativas en el entorno físico.

"Los trabajadores deben tener la certeza de que es seguro volver y estar motivados para regresar a un entorno atractivo que garantice su bienestar físico, cognitivo y emocional, un lugar donde deseen estar y no donde se sientan obligados a estar. En la nueva normalidad tenemos que aprender y adaptarnos a un modelo mucho más flexible", concluye Steelcase.