Información sobre vivienda y economía

Llega a Madrid el coche eléctrico inteligente que se alquila por minutos

Ni el servicio de alquiler de bicis, ni el cinturón de la M-30, ni los carriles especiales para autobuses y taxis. Madrid no se libra prácticamente ningún día de los atascos, ni de la famosa boina que dibuja la contaminación sobre la ciudad. Estamos, según los expertos, en una situación insostenible.

Desde el Ayuntamiento confirman que la situación del aire de la capital no es buena y que tenemos serios problemas de contaminación, lo que obligará al Gobierno local a tomar más medidas de contención. Hoy, por primera vez, se ha limitado la velocidad dentro de la M-30 y en las carreteras de acceso a la capital a 70 km/hora.

“Allá por 1973, el NO-DO ya decía que Madrid era una de las ciudades más contaminadas de Europa por la gran cantidad de coches privados que albergaba. Estamos ante un problema mucho más grave de lo que parece y es insostenible”, asegura Enrique Dans, profesor de Innovación en IE Business School.

Madrid es la tercera urbe europea con mayor densidad de población en su área metropolitana y, a pesar de que tiene una de las mejores redes de transporte público del mundo y de contar con una flota de casi 16.000 taxis, necesita soluciones alternativas. “Las más tradicionales y clásicas (como los taxis, los autobuses, las bicis o el Metro) son parte de la solución del problema, pero no son suficientes como para atajarlo. Necesitan convivir con otras y la respuesta la tiene la tecnología”, recalca Dans.

Una de las soluciones al problema es el bautizado 'carsharing' (esto es, el alquiler de vehículos), que quiere instalarse en la capital de la mano de Car2go. Este servicio, puesto en marcha por el grupo automovilístico Daimler, permite alquilar por minutos vehículos eléctricos sin tener que ir a un punto fijo para recogerlo. Están en la calle y se localizan a través del teléfono.

“En un primer momento hemos puesto a disposición de los usuarios una flota de 350 coches eléctricos (del modelo Smart fortwo ed) que se pueden localizar desde el móvil, que cuestan 19 céntimos por minuto con todos los gastos incluidos y que pueden conducirse por cualquier lugar siempre y cuando se aparquen dentro de la M-30”, explica David Bartolomé, director de desarrollo de Car2go España.

Este servicio ya está presente en 31 grandes ciudades de Europa y América del Norte, tiene un millón de clientes globales y funciona de manera sencilla. Para activarlo, el usuario solo debe registrarse a través de la página web o la app que está disponible para todos los sistemas operativos y acercarse a uno de los 36 puntos Car2go repartidos por toda la ciudad para que la compañía valide su carnet de conducir.

Una vez que el usuario ha validado su carnet y se ha registrado, solo tiene que consultar en su teléfono móvil dónde se encuentran los coches más cercanos y acudir en busca del que más le conviene. Tras validar el alquiler desde su terminal, el vehículo se abre y arrancará después de introducir un código de seguridad de cuatro dígitos. El método de pago es a través de tarjeta (en el registro el usuario tiene que dejar su número) y la autonomía de un vehículo totalmente cargado es de unos 130 kilómetros.

En estos primeros meses de funcionamiento, la zona de recogida y aparcamiento de los coches está restringida al área de dentro de la M-30. Esto no impide salir de dicho cinturón, siempre y cuando el usuario deje el vehículo dentro de la zona. “La zona de operación inicial es de 53 km2, lo que significa que hay entre 6 y 7 coches disponibles por cada km2. En el resto del mundo nuestra iniciativa cubre unos 3.200 km2”, explica Thomas Beerman, CEO de Car2go Europe.

19 céntimos por minuto

Los creadores del servicio han optado por arrancar el proyecto con un precio competitivo: el precio del minuto de alquiler cuesta 19 céntimos de euro y, en ese coste, se incluyen todos los gastos. “Los seguros, la recarga eléctrica del vehículo, los impuestos, un trayecto de 50 km y hasta el aparcamiento en zona azul y verde están ya en ese precio”, resume la compañía.

Cuando el trayecto supera los 50 km, el coste por minuto pasa de 19 a 29 céntimos, mientras que el precio de alquilar uno de estos coches durante todo un día asciende a 59 euros. Para dar a conocer la iniciativa, el registro en la plataforma será gratuito hasta el próximo 31 de enero. A partir de entonces, el coste será de 19 euros, al que habrá que sumar el uso por minutos del vehículo.

Un proyecto pionero a escala mundial

Aunque Car2go ya ha puesto en marcha estas iniciativas en una treintena de grandes urbes, en Madrid le ha dado una vuelta de tuerca. Para empezar, porque solo hay tres ciudades donde la flota esté compuesta exclusivamente por coches eléctricos (Amsterdam, Stuttgart y San Diego; en las demás son híbridos o de gasolina) y, en segundo lugar, porque la compañía ha creado cuatro estaciones de recarga en la ciudad a las que no tendrán que acudir los conductores: serán los trabajadores de la empresa los que dejen a punto los coches en cualquiera de los cuatro hubs que tiene en la ciudad.

Uno de ellos está en la EMT (por el que el Ayuntamiento cobra un alquiler), mientras que los otros tres están arrendados a empresas públicas y privadas. “Tenemos todos los coches monitorizados y cuando detectamos que la batería está por debajo del 30%, uno de nuestros trabajadores va a buscar el coche para recargarlo y luego lo vuelve a dejar en la zona Car2go. Para que no genere confusión, ese coche se desactiva y no aparece en el sistema. La carga total tarda en completarse una hora, frente a las siete horas que tarda en otras ciudades del mundo”, concluye la compañía.