Información sobre vivienda y economía

Un tribunal de Hacienda permite aplicar beneficios fiscales a las familias numerosas sin título

Las familias numerosas en España suelen disfrutar de diferentes beneficios fiscales en impuestos como el IRPF o en el ITP

Unsplash
Unsplash
Autor: Redacción

Las familias numerosas en España suelen disfrutar de diferentes beneficios fiscales en impuestos como el IRPF o en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que se paga al comprar una vivienda usada. Pero Hacienda suele exigir el título de familia numerosa, aunque una reciente resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) deja la puerta abierta a que no se necesite en el momento de disfrutar de las ventajas en los impuestos.

La propia Dirección General de Tributos exige la necesidad de contar con el título oficial de familia numerosa expedido por la comunidad autónoma correspondiente para acreditar dicha condición y, así, beneficiarse de las deducciones fiscales. Es decir, sin reconocimiento oficial no hay beneficios fiscales.

Pero algunos Tribunales Económico Administrativo Regionales, como el de Extremadura, sí que consideran que las familias numerosas tienen derecho a beneficios fiscales, aunque no dispongan del título oficial. Por ejemplo, José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, pone sobre la mesa una resolución de 30 de octubre de 2019 del TEAR de Extremadura donde señala que una familia numerosa con una hija con discapacidad puede disfrutar de las ventajas fiscales del IRPF con independencia de cuándo se solicitara el correspondiente título de familia numerosa.

En la misma línea se ha pronunciado el TEAR de Murcia en una resolución de13 de junio de 2019: “en este caso que es la aplicación de un beneficio fiscal, en el que se tienen que tener en cuenta el cumplimiento de condiciones a la fecha de devengo del impuesto, y analizadas las circunstancias concretas, en el que a salvo del cumplimiento del resto de requisitos, no se cuestiona que la interesada tuviera la condición de familia numerosa a la fecha de devengo del impuesto, habiendo aplicado el mínimo por descendientes de modo acorde con esa realidad, y una vez aportado el título de familia numerosa, aunque se hubiera expedido posteriormente, se entiende más ajustado a Derecho y a la finalidad de la norma, reconocer tal beneficio fiscal.”

Ahora el TEAC ha decidido unificar doctrina basándose en la facultad que le otorga el artículo 229.1.d) de la Ley General Tributaria. Así, en resolución de 24 de junio de este año ha fijado el siguiente criterio que vincula a Hacienda: “Para poder aplicar la deducción por familia numerosa del artículo 81.bis de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre (LIRPF) es necesario acreditar la concurrencia de los requisitos y condiciones establecidos en los artículos 2 y 3 de la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Numerosas (LPFN) por cualquier medio de prueba admisible en Derecho y no exclusivamente mediante el título oficial de familia numerosa al que se refiere el artículo 5.1 de esta última ley.”

En opinión de Salcedo, el TEAC considera que hay que atener a la redacción del concreto beneficio fiscal para familias numerosas que se pretenda aplicar. Así, en el caso del IRPF, considera el TEAC que “el artículo 81.bis de la LIRPF exige para poder aplicar la deducción controvertida que el contribuyente forme parte de una familia numerosa tal como ésta es definida en la Ley 40/2003, pero no que esta circunstancia haya de ser necesariamente acreditada mediante el título oficial de familia numerosa en los términos del artículo 5.1 de esta última ley”.

Y añade que “si el legislador del IRPF hubiera querido condicionar la aplicación de la deducción a la acreditación de la condición de familia numerosa mediante el título oficial habría empleado una redacción en su artículo 81.bis.1.c) del tipo siguiente <<Por ser un ascendiente, o un hermano huérfano de padre y madre, que esté en posesión del título oficial de familia numerosa conforme a la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Numerosas>> o alguna otra similar.”

No obstante, el socio de Ático Jurídico recuerda que esta “invitación” del TEAC a negar beneficios fiscales a las familias numerosas que no tengan el título, en función de la redacción del concreto beneficio fiscal, podría vulnerar el derecho de igualdad y el deber de contribuir (artículos 14.1 y 31.1 de la Constitución).

Y pone como ejemplo la sentencia número 77/2015 del Tribunal Constitucional. En ella, el máximo intérprete de la Constitución declaró, en relación con el tipo reducido de ITP, para familias numerosas, previsto en la Comunidad de Madrid, que “Una vez que el legislador ha optado por garantizar la protección económica de las familias numerosas mediante la aplicación de un tipo reducido por la adquisición de su vivienda habitual, los órganos judiciales en su aplicación no pueden interpretar las disposiciones legales de un modo incompatible con la Constitución, cuando es posible otra interpretación alternativa sin violentar la letra de la ley.”

Cómo acreditar la condición de familia numerosa si aún no se cuenta con el título

El TEAC estima que el contribuyente debe acreditar los requisitos que exigen los artículos 2 y 3 de la Ley 40/2003, es decir, debe probar que con anterioridad a la finalización del periodo impositivo del IRPF tenía tres o más hijos y que estos eran solteros y menores de 21 años o mayores de dicha edad, pero discapacitados.

Qué pasa si el tercer hijo está aún gestándose en la tripa de la madre

El Tribunal Económico-Administrativo (TEAR) de Valencia dictó en junio de 2020 dos resoluciones en las que deja constancia de que aquellas familias con dos hijos y uno en camino (la madre está embarazada) podrán aplicarse los beneficios fiscales de las familias numerosas. Así, podrán acogerse a los tipos reducidos que haya en impuestos como el ITP o el AJD y que hay que pagar por la compra de una vivienda usada.

En el caso planteado en una de las resoluciones, el contribuyente compró una vivienda habitual cuando su mujer estaba embarazada del tercer hijo (aún no nacido). Presentó la autoliquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y del de Actos Jurídicos Documentados (AJD), respectivamente, por la compra de dicha vivienda y constitución del préstamo hipotecario y se aplicó el tipo reducido (vigente en 2014) previsto en la Comunidad Valenciana para familiares numerosas: un tipo del 4% en el ITP y del 0,10% en el AJD.

Sin embargo, la Comunidad Valenciana dictó una liquidación al estar disconforme con la aplicación de esa reducción. Consideraba que cuando se produjo el devengo de ambos impuestos, aún no había nacido el hijo que daba derecho a la aplicación del beneficio fiscal por ser familia numerosa. Pero… cuando llevó a cabo la comprobación, el tercer hijo ya había nacido, con lo que la familia ya era numerosa.

El despacho de abogados Ático Jurídico, que ha llevado el caso, interpuso dos reclamaciones económico-administrativas ante el TEAR de Valencia solicitando la anulación de las liquidaciones dictadas. Y el TEAR estimó ambas reclamaciones, amparándose en el artículo 29 del Código Civil (“El nacimiento determina la personalidad; pero el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables, siempre que nazca con las condiciones que expresa el artículo siguiente”… y el artículo 30 señala que “la personalidad se adquiere en el momento del nacimiento con vida, una vez producido el entero desprendimiento del seno materno”).

Y dejando muy claro que “este Tribunal defiende que a familias en las que uno de los miembros es un concebido no nacido, como la legislación civil toma al concebido por nacido para todos los efectos que le sean favorables, les resulta de aplicación el tipo reducido, condicionado a que el concebido no nacido nazca con las condiciones del artículo 30 del Código Civil, consolidándose en ese momento el beneficio provisionalmente aplicado.”