Información sobre vivienda y economía

Barcelona ultima la aprobación definitiva del plan urbanístico del futuro Camp Nou

Recreación futuro Camp Nou y Espai Barça. / F.C. Barcelona
Recreación futuro Camp Nou y Espai Barça. / F.C. Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona aprobó ayer en la Comisión de Urbanismo el trámite a la modificación del Plan General Metropolitano (PGM) como primer paso para remodelar el Camp Nou, el estadio del primer club de la ciudad, una reconstrucción que lleva esperando ser autorizada desde 2014. El nuevo plan, negociado con el Ejecutivo municipal incluye el Espai Barça, un espacio público especialmente destinado a ser compartido con los vecinos de Les Corts. El club también construirá dos edificios de oficinas y un hotel. Asume además los gastos de la mejora de ordenación pública.

La modificación del PGM ha contado con los votos de BenComú, PSC, Ciudadanos y el regidor no adscrito, Gerard Aradnuy, y las abstenciones del resto de grupos a excepción de la CUP que votó en contra. 

La teniente alcalde y regidora de Urbanismo, Janet Sanz, celebró que este proyecto que finalmente se firma haya puesto en valor todas las partes interesadas: administración, club y vecindario. La gran zona que abarca el Camp Nou implicaba el consenso con el barrio para integrar el espacio y no fuera un obstáculo para los vecinos. "Me parece una propuesta equilibrada e integradora de las principales reivindicaciones vecinales y las peticiones del Fc Barcelona, y garantiza el interés público global", ha declarado Sanz.

Pese a que ayer se aprobó el primer trámite, la semana pasada ya celebró el equipo de Colau el acuerdo entre el club y el Ayuntamiento para materializar el proyecto del futuro Camp Nou, donde anunciaban estar todas las partes satisfechas con la alianza: se eliminarán las vallas de alrededor del estadio y se soterra el aparcamiento que mejorará la circulación del tráfico, se gana terreno para el vecindario y se construye el hotel y dos bloques de oficinas, uno para el club. Los gastos de toda esta remodelación, además, correrán a cuenta del Barça.

Una vez superado el trámite de aprobación inicial, ahora deberá pasar un periodo de exposición púbica para luego afrontar la aprobación provisional del Consejo Plenario, el último trámite antes de levantar la aprobación definitiva en al Subcomisión de Urbanismo de Barcelona, órgano de la Generalitat.