Información sobre vivienda y economía

Gerard Duelo (COAPI): "Los APIs no están absorbiendo la tecnología que está a su alcance y es un error"

Gerard Duelo es una de las personas que mejor conocen el negocio de las agencias inmobiliarias en España. El también vicepresidente de GD Brokers Inmobiliarios,  ocupa la presidencia del COAPI de Barcelona, el colegio con más miembros inmobiliarios de España con más de 1.000 colegiados, además de presidir a su vez el Consejo autonómico de Catalunya.

El pasado marzo fue elegido presidente del Consejo General de COAPIs de España y, en junio, se proclamó presidente de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña (AIC). Así, este profesional cuenta con una visión tanto autonómica como estatal del estado de los APIs en el país. “El agente inmobiliario va más a vender o alquilar vivienda y tiene poco tiempo para evolucionar y formarse, y que adopten las nuevas tecnologías a su día a día para ser competitivos y poder aportar un valor añadido a sus clientes. Esto es uno de nuestros objetivos a corto plazo”.

Es la cara visible de los agentes inmobiliarios en Cataluña y España. ¿Cómo ha evolucionado esta profesión en los últimos diez años?

Nuestra profesión ha evolucionado desde que hemos dejado atrás la crisis. Es una profesión que al no tener reserva de actividad, mucha gente se ha lanzado a intermediar. Por lo tanto, ha evolucionado en cuanto a profesionales, pero poco en cuanto a tecnología. Muchas empresas están desarrollando software o ‘apps’ para el negocio inmobiliario, pero el API va más a vender o alquilar vivienda y tiene poco tiempo para evolucionar y formarse. De ahí nuestro esfuerzo. Por lo que nos queda mucho recorrido por hacer.

¿Cree que es una profesión cada vez más profesionalizada?

Nuestra profesión podría estar mucho más profesionalizada si todos tomáramos conciencia de lo que nos espera: un mundo distinto, una manera de hacer las cosas que solo van a saber hacer los buenos profesionales. Por lo tanto, creo que no se puede generalizar diciendo si es una profesión muy profesionalizada o poco profesionalizada, pero por lo que ya hemos mencionado de que no tiene reserva de actividad, esto hace que haya muy buenos profesionales y muy malos profesionales.

¿Cómo cree que evolucionará en los próximos cinco años?

Es que cinco años pasan volando. Yo hablaría de diez. Pensando en el 2030, más del 50% de los que estamos haciendo será distinto. La inclusión de las nuevas tecnologías, la movilidad, la población, el teletrabajo… todo esto cambiará y nosotros cambiaremos la manera de vender. Nadie hará 10 visitas físicas en un piso, si no que habrá maneras de ver muchos pisos holográficamente y después ir a ver los dos que más interesan.

El sector inmobiliario ha sido históricamente un negocio de hombres. ¿Cree que la mujer tiene suficiente peso en las APIs españolas en la actualidad?

No, la mujer no tiene suficiente peso en el negocio inmobiliario español, y es injusto. Yo creo que, si viéramos la ‘big picture’, en la que se engloban todas las oficinas o establecimientos de colegiados, sÍ que hay más mujeres que hombres, pero en los puestos de responsabilidad y decisión, no. Y si bien es cierto que tradicionalmente ha sido una profesión de hombres, las mujeres están reclamando su puesto en las cúpulas directivas y haciéndose hueco poco a poco.

Su visión es tanto autonómica como estatal. ¿Encuentra diferencia entre ciudades como Madrid y Barcelona a la hora de trabajar?

Sí. Entre Barcelona y Madrid hay notables diferencias. En la capital catalana hay mar, un turismo distinto, una idiosincrasia en la forma de vivir distinta, mientras que en Madrid se sale más a teatros, a cenar fuera, a los parques… Por lo tanto, si la forma de vivir es distinta, la de comprar o vender casas también.

Uno de sus objetivos era hacer que el público consumidor de un bien inmobiliario valore la necesidad de contratar siempre a un agente inmobiliario ante cualquier transacción inmobiliaria. ¿Hay intrusismo en el sector?

Hablar de intrusismo no es posible, ya que no hay una ley que lo diga. Sería una pretensión decir eso, ya que la ley lo permite. Pero si una persona no se forma, no tiene un seguro que le ampare ante cualquier error que cometa o no esté al día de las leyes que van surgiendo, esto repercute en el consumidor. No es que me preocupe el intrusismo, me preocupa aquellos que sólo entran para vender y cobrar una comisión e ignoran que la familia que está haciendo esa inversión que pagará su casa en 20 ó 25 años puede verse afectada por su poca profesionalidad.

Las agencias inmobiliarias virtuales. ¿aliado a largo plazo o enemigo a batir?

Para mí la entrada de las ‘proptech’, y concretamente en el caso que nos ocupa plataformas online que pueden intermediar ventas sin un APIs de por medio, veo con buenos ojos cualquier tecnología que abarate un proceso sin mermar la calidad dando un valor añadido. Soy pro al progreso y las nuevas tecnologías. Otra cosa muy distinta es el mal uso que hagas de ellas: decir que cobras 1.500 euros sí o sí y luego solo ser capaz de vender el 15% de la cartera que tienes, dejando al 85% de tus clientes, que te han pagado, sin su objetivo cumplido, que era vender su casa. En esto no estoy de acuerdo, ya que es engañar a un consumidor. Así como tampoco estoy de acuerdo con la publicidad degradadora que han hecho algunas empresas con los dinosaurios (NdE: Housfy utilizó la figura de los dinosaurios en un anuncio para televisión haciendo un símil con las agencias inmobiliarias tradicionales). No es ético. Debes decir que eres mejor y remarcar tus virtudes, pero no debes echar por tierra a la competencia. Sí a las tecnologías, pero cuando se les de buen uso, incluidas en un código ético de la profesión.

Y poniendo las cartas encima de la mesa, el 35% de los consumidores no está contento con el servicio que da una APIs, con el dinero que le cobra por lo que le da. Son en casos concretos de agentes que no son profesionales y no dan el servicio que deberían dar, pero el consumidor no hace diferencias. Por lo tanto, estas plataformas online han venido a ocupar este hueco, de una manera muy inteligente. Y este hueco no existiría si nosotros no hubiéramos perdido la protección y hubiésemos podido frenar a estos intrusos.

¿Cree que falta innovación en el negocio de las APIs en España?                  

Aquí hay dos mundos. Los que crean la innovación y los que la absorben. Es decir, lo que le falta a las APIs es que se tomen parte de su tiempo en absorber la tecnología que está floreciendo. Y no lo están haciendo. Por este motivo, nosotros desde la asociación vamos a hacer un foro tecnológico, vivencial, para que ninguno se escape: se deberán bajar las aplicaciones, entenderlas, saberlas usar y luego decidir si son útiles para su negocio o no. Si falta absorción, peor no falta oferta de tecnología.

Haciendo foco en el mercado catalán. ¿Qué opina de limitar el precio del alquiler en una ciudad como Barcelona?

Si que es cierto que hay que regular, ya que por estar en una ciudad felizmente turística como Barcelona los precios se están disparando. Lo que no compartimos es el cómo, el cuándo y el dónde, que ahí sí que discrepamos. Hay muchas otras opciones: la administración puede crear mucha más vivienda social, puede habilitar mucho del terreno que tiene… quiere que todo lo haga el sector privado y no puede ser.

¿Y qué opina de medidas como la que ha implantado Ada Colau sobre reservar el 30% de nuevas promociones a VPO?

Interpusimos, junto con la APCE, una demanda judicial porque la vemos una medida mala. Porque va en perjuicio del consumidor final, ya que, si no hay interés por construir en Barcelona, no habrá oferta y eso penaliza. Las licencias para obra social han caído en los dos últimos meses, por lo que está quedando demostrado que no es una solución al problema.

En cuanto al clima del sector en España, ¿cree que hay burbuja de precios de compra y alquiler en España?

No. Absolutamente no. No hay burbuja. Es inevitable que después de lo que pasó, que no ha sido solo una crisis económica, sino una recesión, haya hecho como una lavativa a una generación y que ha marcado. Es normal que hayan miedos. Pero los que saben claramente qué es una burbuja, como los principales economistas del país (Bernardos, Becerra…) dicen que si hay diez parámetros que avisen de una posible entrada en burbuja, no hay ninguno que pueda augurar una nueva crisis inmobiliaria.

Defíname cuáles son sus nuevos objetivos ahora que tiene el control de los colegios de Barcelona, Cataluña y España

El primero, la unidad. Representatividad nacional única para poder negociar con el Estado y con entidades internacionales en bloque. El segundo, certificar y regular nuestra profesión, ya que si una persona que tiene que cortar una lechuga necesita un carné de manipulador de alimentos, que también lo necesite el profesional que vaya a hipotecar a una familia 25 años. Y por último, coordinar la formación nacional y pensar en las nuevas generaciones.

Etiquetas
APICOAPI