Información sobre vivienda y economía

España está entre los 10 países con más edificios sostenibles del mundo

Un cambio de mentalidad en el sector inmobiliario

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Los fondos de inversión, las socimis y las grandes empresas patrimonialistas han comenzado a tomar conciencia de la importancia de la sostenibilidad en el sector inmobiliario. Ahora, España puede presumir de entrar en el top-10 global de edificios sostenibles gracias a este cambio de mentalidad, según publica El Economisma. En este escenario destacan compañías como Merlin, Colonial, Redveco, Goodman, Lar o Meridia.

La entrada de España en este selecto grupo se produce tras acumular una gran cantidad de sellos Leed, Breeam o Well que certifican la sostenibilidad del inmueble. El crecimiento de las plataformas que califican el impacto que los edificios producen en el ecosistema es otra de las pruebas de esta evolución ‘verde’.

"Europa está liderando la batalla por la sostenibilidad", asegura Javier Torralba, director de Breeam en España, que apunta que nuestro país está sexto en el ranking a nivel mundial. Precisamente, esta calificación cumple una década de presencia en España, desde que se instauró en 2010 en España, en plena crisis del ladrillo. La recesión y el poco conocimiento de esta distinción supuso que el movimiento sostenible tuviera muy poca repercusión hasta el 2014 y casi siempre en el sector residencial.

Con la recuperación del sector inmobiliario y la implicación de otros grandes actores como las socimis, las nuevas certificaciones ecológicos tomaron un gran impulso también en activos logísticos, oficinas, retail… Además, el aumento no sólo se produjo en el número de inmuebles susceptibles de conseguir un certificado, sino también en el grado de estos últimos según las características del edificio en cuestión. También ayuda las nuevas exigencias europeas que obliga a los nuevos inmuebles a tener un consumo de energía casi nulo.

Este tipo de construcciones sostenibles son una buena noticia para la propiedad y para sus inquilinos. De hecho, el ahorro de energía se sitúa entre un 30% y un 70% y el gasto en agua en un 40% menos, según datos de Breeam.

Otro de los certificados que más desarrollo está teniendo en los últimos años es el de Well, que se diferencia de los anteriores por centrarse en los usuarios del inmueble, ya que "en lugar de medir el impacto del edificio sobre el medio ambiente, lo que mide es el impacto sobre la salud y el bienestar de las personas", explica Bieito Silva, responsable de la certificación Well en España.