Información sobre vivienda y economía

Sareb estudia liquidar sus activos sin caer en la disolución de la sociedad

Jaime Echegoyen, actual presidente de Sareb. / Sareb.
Jaime Echegoyen, actual presidente de Sareb. / Sareb.
Autor: Redacción

La sociedad participada al 45% por el FROB y al 55% por bancos y otras empresas pretende liquidar su cartera de activos de una manera más rápida, pero sin que este hecho conlleve a una disolución de Sareb. Para llevar a cabo este plan la compañía planea realizar un cambio de normativa de contabilidad que le permita dejar de contar con recursos propios y que la sociedad siga existiendo, según informa El Economista.

Los accionistas públicos y privados ya han sido informados de los planes de futuro de Sareb y ahora se espera que se trasladen también a las autoridades competentes para que se pueda ejecutar.

De todos modos, de llevarse a cabo esta no sería la primera vez que se toma esta medida. En 2008, tras el estallido de la crisis, se promovió una ley para evitar que las inmobiliarias incurriesen en causa legal de reducción de capital y, en su caso, de disolución a causa de las pérdidas. Esta excepción se sostuvo hasta finales de 2014 y permitió a las compañías que las pérdidas por deterioro de activos derivadas del inmovilizado material, las inversiones inmobiliarias y las existencias no computasen en las cuentas anuales.

Esta nueva medida tendría efectos inmediatos en el desagüe de los activos de la sociedad. De hecho, Sareb podría acelerar la venta de su portfolio siempre que la oferta responda a precios del mercado, sin atender al valor por el que se adquirió. La idea de crear Sareb surgió de la necesidad de que una sociedad pudiera absorber el crédito promotor y los inmuebles de las cajas de ahorro rescatadas durante la recesión. En este sentido, la sociedad comenzó su andadura con 4.800 millones de euros de fondos propios, de los cuales 3.600 millones eran deuda subordinada.

Esta medida que promueve Sareb es sólo consecuencia del “sobreprecio que se pago en el momento de la adquisición de los activos”, según informa la propia Sareb. De hecho, Jaime Echegoyen, presidente de la sociedad, ya admitió hace poco más de un año que la compañía frenaría su actividad de venta de grandes carteras de deuda, porque habían dejado de ser rentables al no poder asumir los tipos de descuentos que solicitaban los habituales compradores: los fondos de inversión.

El Gobierno aprueba la medida

El Gobierno, por su parte, ya ha dado su aprobación a esta medida a través de la aprobación de un decreto ley que modifica también la disposición adicional séptima de la Ley de reestructuración y resolución de entidades de crédito, para adecuar las causas de disolución de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) a su naturaleza.

"Esta modificación permitirá que Sareb continúe con sus funciones con normalidad hasta el fin de su mandato, en 2027, contribuyendo a la maximización del valor de la venta de la cartera de activos que recibió en 2012, así como a otras iniciativas como la ejecución de un programa de promoción de vivienda social, con un parque habilitado de 10.000 viviendas para fines sociales", afirma el Ejecutivo Central después del Consejo de Ministros celebrado este martes.