Información sobre vivienda y economía

Cómo el 'espionaje' de los gigantes de la tecnología puede mejorar las ciudades

Pixabay
Pixabay
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Una nueva publicación en Facebook, el trayecto que has realizado con la ayuda de Google Maps o a través de un viaje en Uber, el registro permanente de tu ubicación que conserva tu ‘smartphone’... Las compañías tecnológicas almacenan cuidadosamente información sobre tu personalidad y tus comportamientos. De hecho, nuestros datos se han convertido en el petróleo del siglo XXI.

Ahora bien, más allá de hacer negocio con ellos, algunas están utilizándolos o compartiéndolos para mejorar las ciudades. De hecho, ya hay gigantes tecnológicos y ‘startups’ llevando a cabo proyectos para que el ‘big data’ mejore tu día a día en la ciudad.

‘Big data’ para evitar los atascos

Uber se negó hace unos meses a compartir datos sobre sus trayectos como le demandaban las autoridades de Nueva York. Pese a que la compañía no se lleva precisamente bien con gobernantes y reguladores por otros problemas (recientemente, un abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dio la razón a los taxistas españoles al afirmar que es una empresa y no una plataforma digital), el gigante se mostró conciliador hace unos meses al lanzar Uber Movement para ayudar a la planificación urbanística con sus datos.

 A través de esta plataforma, ha puesto a disposición de investigadores y autoridades información anonimizada sobre los miles de millones de trayectos que ha realizado Uber en Manila, Sídney o Washington D.C.

Por el momento, esas tres urbes pueden estudiar estrategias para mejorar la movilidad basándose en su información. Habrá que esperar para ver si la compañía publica también datos sobre todas ciudades donde presta servicio, como prometió al inicio de este proyecto con el que parece querer mostrar su cara más amable.

Uber Movement
Uber Movement

Mucho más ambiciosos son los proyectos de Google para mejorar las ciudades con sus datos. Waze, una aplicación de tráfico en tiempo real gracias a los datos que proporciona la comunidad de usuarios que el gigante de Mountain View adquirió hace unos años, presentó hace un tiempo su programa Ciudadanos Conectados.

A través de esta iniciativa, Waze está trabajando con la autoridades de urbes en todo el mundo para que conozcan y solventen los problemas de tráfico con los que se encuentran los conductores. Recientemente, la Dirección General de Tráfico española se ha incorporado a este programa para intercambiar datos con la aplicación y mejorar así la seguridad vial.

Waze
Waze

No es la única idea que parte del gigante de Mountain View para ayudar a la movilidad. Una ‘spinoff’ de Google, Sidewalk Labs, ha creado Flow, una plataforma que usa datos anónimos sobre el tráfico para que los gobiernos locales identifiquen dónde se producen los atascos o cómo se pueden redirigir los trenes a los barrios que más lo necesitan. Además, la compañía se ha unido a un colectivo estadounidense para ayudar a que 16 ciudades se adapten a los coches sin conductor o las aplicaciones de ‘ridesharing’.

En España también han nacido algunas iniciativas para mejorar las ciudades con datos. Sin ir más lejos, Telefónica presentó hace unos meses el proyecto LUCA. Analizando los datos que recogen sus antenas de telefonía (los ‘smartphones’ comunican su ubicación constantemente), pueden sacarse conclusiones sobre los desplazamientos y el tráfico de Madrid.

Telefónica
Telefónica

Por ejemplo, sus expertos en ‘big data’ siguieron el rumbo de los teléfonos móviles de los ciudadanos y pusieron los datos sobre un mapa. Gracias a ello, averiguaron que los residentes al sur de la capital y que trabajan en otros puntos de esa misma zona son los que más se desplazan para ir a trabajar o investigaron las zonas de mayor movilidad de la Comunidad de Madrid.

Unos datos que podrían ser muy útiles para reducir los atascos o descubrir los destinos turísticos favoritos de los ciudadanos. Es más, el próximo censo que realice el Instituto Nacional de Estadística (el de 2021) usará los datos sobre nuestros móviles que recogen las antenas de telefonía para obtener información relacionada con la movilidad más allá de los típicos cuestionarios.

La exitosa compañía española Carto también permite mejorar las ciudades al proporcionar herramientas para el análisis y la visualización de datos en mapas. De hecho, urbes como Ciudad de México han usado los datos demográficos de su censo para diseñar gráficos interactivos que les ayuden a entender mejor la ciudad.

Pixabay
Pixabay

Mejorando el transporte público

Las aplicaciones para monitorizar nuestro ejercicio físico también pueden ser una buena forma de saber cómo nos movemos y contribuir a que la fisonomía de las ciudades se adapte a nuestras rutas en la medida de lo posible.

Por eso, Strava, una ‘app’ que hace un seguimiento de nuestra actividad física cuando corremos o montamos en bicicleta y que además permite trazar rutas con el GPS, lanzó hace unos meses Strava Metro. Esta plataforma proporciona datos a las agencia de transporte o a los grupos de planificación urbana que lo deseen, permitiendo así que, por ejemplo, las ciudades puedan diseñar mejor sus carriles bici.

Dustin Gaffke
Dustin Gaffke

Hay una ‘startup’ que incluso ha utilizado los datos para presentar su propio servicio de transporte inteligente. Citymapper, una popular aplicación que permite descubrir rutas en transporte público basándose en datos abiertos de agencias de transporte, OpenStreetMap o Google, presentó recientemente su propio autobús, que recorrió algunas calles de Londres durante dos días.

El vehículo estaba equipado con puntos para recargar la batería de los teléfonos, pantallas que avisaban a los usuarios del momento en el que debían bajarse y una ‘tablet’ para informar al conductor del estado del tráfico o del número de pasajeros basándose en los datos de demanda de Citymapper. En realidad, esta línea de autobús temporal es solo el primer paso de la compañía británica: en un futuro, pretende ofrecer rutas de autobús que se ajusten en función de la demanda o las condiciones de tráfico.

Al fin y al cabo, usando sus propios datos, la compañía puede analizar en tiempo real la demanda de transporte en la ciudad. De hecho, ha creado incluso una herramienta para probar cómo cambiaría la demanda si existieran nuevas rutas.

Citymapper
Citymapper

En ocasiones, los datos de las compañías tecnológicas incluso pueden servir para ayudar a los ciudadanos cuando ocurre una tragedia. En 2014, Facebook presentó Safety Check, una herramienta que utiliza los datos de ubicación de los usuarios para confirmar a sus contactos que están a salvo tras una catástrofe natural o un atentado. El servicio pregunta a los usuarios que se encuentran en esa zona afectada y envía una notificación para informar a amigos y familiares que todo va bien.

Así que aunque las compañías tecnologías preservan datos sobre nosotros para su negocio, lo cierto es que hay iniciativas que demuestran que, por el camino, pueden hacer que las ciudades sean mejores lugares para vivir.