Información sobre vivienda y economía

Cataluña gasta un 1 millón de dólares en su 'embajada' en EEUU desde 2016

Edificio en el que está establecida la delegación de Cataluña en Washington / Wikimedia commons
Edificio en el que está establecida la delegación de Cataluña en Washington / Wikimedia commons

La Generalitat de Cataluña se ha gastado desde que comenzó 2016 hasta la primera mitad de 2017 casi un millón de dólares (850.000 euros) en el funcionamiento de sus 'embajadas' en Estados Unidos y en contratos de 'lobby' para explicar la situación en Cataluña previa al desafío secesionista que podría culminar el jueves con una declaración formal de independencia por parte del Parlament y la suspensión de la autonomía catalana bajo el artículo 155 de la Constitución.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, a través de su Unidad de Registro de Agentes Extranjeros (FARA), obliga a todo representante de los intereses de un gobierno extranjero establecido en Estados Unidos a publicar datos de los gastos y reuniones para elaborar un informe semestral al Congreso sobre esos actos de cabildeo.

DOJ
DOJ

Los documentos, que todo gobierno extranjero sabe que saldrán a la luz pública y son fácilmente accesibles en internet, ofrecen una cuenta pormenorizada de gastos en actos, salarios y reuniones con miembros del Legislativo o autoridades locales estadounidenses del gobierno catalán para explicar las razones detrás del referéndum del 1-0 en Estados Unidos.

Para ello, el gobierno catalán se sirve de empresas como SGR o de "agentes extranjeros" en territorio estadounidense como Andrew Davis,  jefe de la delegación de Cataluña en Estados Unidos, situada en la tercera planta de un céntrico edificio de oficinas de Washington en la calle K cuyo precio por m2 de oficina ronda, según cálculos de ideliasta/news, los 45 dólares y donde hasta hace poco se ubicaba un concesionario de Tesla y trabajan varias grandes empresas en relaciones institucionales.

DOJ
DOJ

SGR tiene un contrato de 20.000 dólares al mes para "apoyar la comunicación y los esfuerzos para reforzar las relaciones entre los gobiernos y empresas de Estados Unidos y Cataluña".

Por su parte, la delegación catalana en Washington, situada en una calle conocida por su concentración de empresas de Relaciones Públicas, se gastó en la primera mitad de este año 189.282 dólares en salarios y gastos de actividades de "networking". Esos gastos incluyen, por ejemplo, los relativos a la visita del vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, a Miami (Florida) el pasado mes de mayo. También incluyen otras acciones de promoción de una Cataluña independiente, que van sazonados con conversaciones sobre infraestructuras, innovación o de índole económica,  a Ottawa -la capital canadiense-, California o Philadelfia (Pensilvania).

La "charm offensive" del govern catalán incluye reuniones, primero, con asistentes de congresistas y, finalmente, con los propios congresistas;  la mayoría de la bancada conservadora republicana, como Carlos Curbelo (Florida), Mario Díaz-Balart (Florida), Ileana Ros-Lehtinen (Florida) o Dana Rohrabacher (Florida).

DOJ
DOJ

Los últimos dos informes semestrales, los de 2016, enviados al Congreso sobre actividades de agentes extranjeros en representación de la Generalitat (el único gobierno autonómico español que aparece en este informe), muestran que la Delegación catalana en Estados Unidos, que consta con sede en Nueva York, gastó 790.239 dólares  (672.286 euros) para el total del año 2016, hasta finales de noviembre.

DOJ
DOJ
DOJ
DOJ

El gasto de casi un millón de dólares en año y medio para labores de promoción comercial, económica y de relaciones institucionales es relativamente pequeño en comparación con lo que gastan países con intensas actividades de cabildeo. No obstante, el gasto en lobby está a nivel similar del de Hungría, economía a la que se asemeja Cataluña en volumen del Producto Interior Bruto (PIB).