Información sobre vivienda y economía

Nueva Zelanda y búnkeres, las extrañas compras de millonarios preparados para el fin del mundo

Survival Condo Project
Survival Condo Project
Autor: Redacción

En Silicon Valley, la meca tecnológica y el mayor imán del talento mundial, comprar un terrenito en Nueva Zelanda se ha convertido en una nueva moda. En los círculos de los gurús tecnológicos buscar casa en nuestras antípodas es sinónimo generalmente de una cosa: eres uno de los que ha decidido prepararse para el fin del orden mundial establecido.

Algunos de los que hicieron suyo el lema de “trabajando por un mundo mejor” han comenzado, aparentemente, a perder la esperanza y a alimentar un mercado inmobiliario poco convencional -uno que incluye de búnkeres de lujo, islas y construcciones casi secretas en los puntos más remotos del planeta- porque creen que el mundo se enfrenta a una crisis sin precedentes.

En opinión de personas como Antonio García Martínez, ex ejecutivo de Facebook, el mundo se dirige a una nueva y más aguda recesión en la que los automatismos harán desaparecer muchos empleos y desatarán el caos en el orden social establecido.

Aunque esto pueda parecer una opinión minoritaria, lo cierto es que hay grupos de adinerados talentos de Silicon Valley que han comenzado a prepararse por lo que consideran inevitable, tanto si es por medio de una revolución social, un meteorito o una bomba “sucia” nuclear.

García Martínez en su isla preparada para el "apocalipsis" / BBC
García Martínez en su isla preparada para el "apocalipsis" / BBC

Negocios de construcción de búnkeres prefabricados en California han comenzado a experimentar un aumento de la demanda queles imposibilita aceptar todos los pedidos. A tal punto ha llegado el miedo al fin del mundo, una fobia que se puede trazar a los orígenes mismo de la colonización de Norteamérica y que es más común a ese lado del Atlántico que en Europa, que un grupo de promotores inmobiliarios ha comprado un silo de misiles abandonado tras la Guerra Fría y lo ha convertido en un complejo de apartamentos subterráneos.

El Survival Condo Project es un mega-búnker en Concordia (Kansas). Cuneta con seguridad privada pertrechada con equipamiento militar, un huerto subterráneo, generadores y todo el avituallamiento necesario para sobrevivir cinco años sin conexión alguna al mundo exterior.

Survival Condo Project
Survival Condo Project

Los que deseen vivir con a todo lujo pueden comprar un penthouse por cerca de 4 millones de dólares (3,4 millones de euros), mientras que las otras dos opciones en una planta entera del silo por 3 millones o media por 1,5 millones de dólares (1,27 millones de euros). El “piso” subterráneo tiene pantallas que proyectan paisajes exteriores para dar la sensación de que tiene ventanas.

García Martínez ha sido uno de los más osados y se ha comprado toda una isla en el pacífico californiano donde ha creado una vivienda autosuficiente en previsión de que el fin del mundo llegue pronto.

Otros más secretistas han decidido empezar a comprar propiedades en Nueva Zelanda, considerads por millonarios como Peter Thiel, cofundador de Paypal, como la nueva "Utopía". Thiel se ha gastado recientemente la suma de 4,5 millones de dólares para comprarse un terreno frente a un lago neozelandés. La sorpresa fue mayúscula cuando medios locales se percataron que Thiel ha podido comprar hasta 193 hectáreas de terreno en una zona reservada solo a promotores locales, porque se ha convertido en ciudadano kiwi.

Según una investigación del New Yorker decenas o posiblemente centenares de millonarios tecnológicos están adquiriendo tierras en Nueva Zelanda como medida precautoria. “Decir que vas a comprar casa en Nueva Zelanda es como hacer un guiño -a los que creen en la inminente caída del orden social-”, explica el semanario estadounidense. El New Yorker cuenta la historia de un inversor que mantiene las 24 horas un helicóptero preparado y lleno de combustible por si tiene que huir de hordas desesperadas ante un cataclismo.

Uno de los modelos construidos por la empresa de búnkeres de California Atlas Shelter / Barcroft Media
Uno de los modelos construidos por la empresa de búnkeres de California Atlas Shelter / Barcroft Media

Según agentes inmobiliarios neozelandeses consultados por The Guardian sus clientes más adinerados compran propiedades en el país por su marco legal seguro, su potencial de crecimiento, pero también por su nivel de aislamiento del resto del mundo. La costa más cercana a este archipiélago austral es la de Australia a casi 3.000 kilómetros de distancia, un posible seguro de vida ante una rebelión de las masas.