Información sobre vivienda y economía

Una sorprendente catedral subterránea excavada en el interior de una mina de sal

My Modern Met
My Modern Met
Autor: Redacción

Cuando imaginas lugares de culto te vienen a la mente edificios tradicionales como iglesias cristianas, coloridas mezquitas o deslumbrantes templos budistas. Sin embargo, en Wieliczka, Polonia, hay una sorprendente catedral subterránea excavada en una mina de sal.  

Ubicada a más de 300 metros de profundidad, este santuario data de la Edad Media. La iglesia alberga cuatro capillas construidas y cada una está adornada con esculturas en relieve, estatuas y muebles bien decorados. Los altares están hechos a mano, con sal de roca.

Esta iglesia fue construida por mineros católicos que buscaban un lugar de culto para rezar y ganar fuerza para afrontar el duro trabajo de la mina. Hoy en día esta mina de sal de Wieliczka es ahora Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y un popular destino turístico. De hecho, cada año recibe a más de 1,2 millones de visitantes que disfrutan de la espléndida catedral de sal.

Etiquetas
Iglesia