Información sobre vivienda y economía

La inversión en locales y centros comerciales bate récords en 2016 al superar los 4.000 millones

Cushman & Wakefield
Cushman & Wakefield

El atractivo de los locales a pie de calle y de los centros comerciales marcó su apogeo el año pasado. Según datos de Cushman & Wakefield, la inversión en retail ascendió a 4.300 millones de euros en 2016, un 22% más que el año anterior y marca un récord histórico en nuestro país. Los centros comerciales han sido los activos estrella en el sector al captar el 50% del capital.

2016 pasará a la historia inmobiliaria como el mejor año para el sector retail, es decir, el de la venta minorista en locales y centros y parques comerciales. Cerró con una inversión de 4.300 millones de euros, un 22% más que en 2015, cuando la inversión ascendió a 3.525 millones de euros.

El segundo mejor año en cuanto a capital invertido en este sector fue 2014, año en que se alcanzaron los 4.208 millones. 

Y los años anteriores al estallido de la burbuja no fueron mejores, aunque se aproximaron a la frontera de los 4.000 millones: en 2006 la inversión fue de 3.197 millones y en 2007, de 3.974 millones. En contraposición, el 'annus horribilis' para el sector retail fue 2012, cuando sólo se invirtieron 599 millones de euros, según datos que maneja la consultora Cushman&Wakefield. 

La inversión en retail, al alza 

El sector de retail tiene un peso muy significativo en el mercado inmobiliario español. En 2016 se cerraron en España 45 operaciones de inversión en retail. La inversión en España proviene principalmente de capital extranjero, en particular en el caso de los centros comerciales. El porcentaje de capital nacional en el total de inversión ha crecido de manera significativa durante los últimos años, ha pasado del 8% en 2007 al 67% en 2016, gracias al auge de las Socimis que se vieron impulsadas por los cambios regulatorios introducidos en 2013.

Y para este año las perspectivas siguen siendo positivas, ya que continúa habiendo una fuerte demanda por adquirir locales o centros comerciales, dada la mejora del consumo (la compra de productos no alimentarios creció un 3,8% de media) y las cifras históricas de turistas que han visitado nuestro país. Además, para este año se espera un aumento de la oferta de centros comerciales, cuya actividad de promoción se reinició en 2014 tras años parada debido a la crisis.

De hecho, para este año se abrirán previsiblemente los siguientes centros comerciales: Sambil en Madrid, un centro comercial del Grupo Sambil con 42.000 m2 de superficie. En la capital de España se abrirá Plaza Río 2, cuyo promotor es LSGIE y tendrá 39.000 m2. Y en Barcelona se inaugurará la ampliación de Glories, un centro promovido por Unibail Rodamco y que cuenta con 18.000 m2 de superficie. En total, se abrirán 99.000 m2 de superficie bruta en espacio comercial. 

En cuanto a los locales comerciales, también se asistirá a un crecimiento de la oferta, esencialmente por vía de la ampliación de las zonas comerciales de las ciudades de Madrid y Barcelona. El mercado en Madrid se puede dividir en dos principales zonas: el centro y el Barrio de Salamanca, donde ambas áreas concentran un total de 912 locales y el porcentaje de disponibilidad de locales desciende al 6% que permite interacción entre oferta y demanda de espacio comercial.   

Por su parte, la oferta comercial en Barcelona está muy concentrada en el centro de la ciudad. Sus principales calles de comercio son Portal de l’Àngel, Passeig de Gràcia, Diagonal (el tramo entre Passeig de Gràcia y Francesc Macià), Plaça Catalunya, la Parte Alta de la Rambla, Rambla Catalunya y Portaferrissa. Estas vías acumulan 846 locales comerciales, con un 2% de disponibilidad de media. A fecha de elaboración del informe Portal de l’Àngel no registraba locales disponibles.  

Las rentabilidades, más constreñidas

Hay mucho apetito inversor pero poco producto, algo de lo que se quejan los agentes inmobiliarios. Y este aumento de los flujos de inversión se ha producido principalmente por el aumento de liquidez, las bajadas de los tipos de interés y la mejora de la economía española. El efecto negativo es que se ha producido una revalorización de los activos y, en consecuencia, una bajada de las rentabilidades. 

En 2016 los rendimientos obtenidos en las principales calles comerciales de Madrid y Barcelona fueron de un 3,5% de media, mientras que en centros y parques comerciales se situaron en un 4,25% y un 5,5%, respectivamente, según cifras de Cushman & Wakefield. La previsión es que para este año las rentabilidades sigan muy contenidas.