Información sobre vivienda y economía

La banca española cierra 2.280 oficinas en 2016 y recorta su red física casi un 40% desde 2008

Autor: Redacción

La banca española sigue metiendo tijera en su red física. A pesar de que empezó a recortar su número de sucursales en 2008, justo cuando empezaron los problemas económicos y financieros, parece que el ajuste está lejos de acabar.

Según los datos del Banco de España, en 2016 el sector cerró 2.280 oficinas, lo que arroja una media diaria de 6,2 sucursales cerradas. Un año antes, el ritmo del ajuste era muy inferior al registrar una media de 2,5 cierres diarios.

En el balance de los últimos ocho años, el número de oficinas cerradas alcanza 17.311, lo que se traduce en un recorte de hasta el 37% de la red que existía antes de la crisis. Tras cercenar su presencia física, la banca tiene actualmente 28.807 sucursales (en 2008 había cerca de 46.000), la cifra más baja en más de tres décadas. Habría que remontarse a junio de 1982 para ver un número más bajo de establecimientos.

Este recorte viene acompañado del despido de miles de empleados en el sector. Si en 2008 había 278.300 empleados de banca, en 2015 se contabilizaron menos de 203.000, lo que se convierte en el nivel más bajo desde que se recogen estadísticas, y todo apunta a que las cifras definitivas de 2016 situarán la cifra por debajo de los 200.000 trabajadores. En este caso, por tanto, el ajuste también ronda el 30%.

Hay dos razones que explican la reestructuración que está viviendo la banca:  uno de ellos es la concentración que ha vivido en los últimos años (las fusiones han reducido el número de bancos a una sexta parte), y el otro, la necesidad de mantener a raya los costes en un momento muy complicado. Los tipos de interés en mínimos históricos están presionando los márgenes financieros y la banca necesita potenciar todo lo posible su eficiencia y reducir al mismo tiempo los costes operativos.

Estas dos variables se mantendrán en el tiempo, por lo que veremos más ajustes de estructura y plantilla próximamente. Recordemos que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha dado luz verde a la fusión entre Bankia y BMN, y que los tipos seguirán bajos durante varios años si se cumplen las previsiones. Sin olvidar que los organismos nacionales e internacionales siguen insistiendo en que España tiene un número de sucursales bancarias demasiado elevado. Así, se esperan más cierres de oficinas y más despidos en el sector.