Información sobre vivienda y economía

La contratación de oficinas en Barcelona se ha duplicado en el último lustro

Autor: Redacción

La contratación de oficinas en la Ciudad Condal cerró 2017 por encima de los 304.000 m2, lo que arroja un incremento del 5,6% respecto al año anterior y el nivel más elevado desde 2007. Según los datos de BNP Paribas Real Estate, la cifra se ha duplicado en los últimos cinco años. Como consecuencia de la escasez de producto en el centro y el área de negocios, las zonas más demandadas actualmente son 22@, Plaza Europa y Paseo de la Zona Franca. 

En el último trimestre de 2017 la demanda tuvo un buen comportamiento: se contabilizaron 69.263 m2, lo que supuso un incremento del 80% respecto al anterior trimestre. Ese periodo, correspondiente a los meses de verano, tuvo un parón de la actividad y la contratación de espacios de oficinas volvió a ser más dinámica en la recta final del año. 

Respecto a las zonas contratadas, la demanda fue desplazándose a zonas menos centralizadas de la tradicional área de negocios, es decir, Diagonal, Paseo de Gracia y centro ciudad. El 50% de la contratación anual se firmó en zonas mucho más atractivas para las empresas somo es 22@, Plaza Europa (zona limítrofe con el municipio de L'Hospitalet de Llobregat) y cerca suyo, Paseo de Zona Franca. 

Una de las operaciones de mayor volumen en el cuarto y último trimestre del año fue en septiembre con la firma de 11.861 m2 en Torre Marina (propiedad de Iberdrola), cuando Esteve trasladó allí su sede y se registró como el mayor traslado corporativo de Barcelona de los últimos 10 años. Otra operación fue la de Torre Auditori y los 2.400 m2 para la empresa de pinturas Titán. Ambas contrataciones pertenecen al sector de Paseo de la zona Franca.

En 22@, por su parte, se contrataron 8.837 m2 en el último trimestre del año. Aunque el 80% de la contratación firmada se trató de superficies inferiores a los 1.000 m2, la mayoría de operaciones registradas fueron consecuencia de una ampliación de espacios de las empresas en el mismo edificio, o bien se trasladaban a unas instalaciones más grandes. Todo esto, unido a la ausencia de nuevos proyectos está produciendo un ajuste continúo en la tasa de disponibilidad.