Información sobre vivienda y economía

Las alternativas de inversión para sacar partido este año a la mejora del ladrillo

Gtres
Gtres

El ladrillo es una de las grandes apuestas de 2018 para BNP Paribas Wealth Management. Y es que la gestora del banco francés cree que el sector inmobiliario puede ayudar a los inversores a proteger su patrimonio de la inflación y a beneficiarse del esperado repunte de las infraestructuras a escala global.

Según se desprende de su informe ‘Tendencias de inversión 2018’, la compra directa de inmuebles y la inversión indirecta a través de acciones de empresas cotizadas están entre sus grandes recomendaciones.

¿Y por qué llega a esta conclusión? En el caso de la inversión directa, la gestora defiende que los activos reales (como puede ser un edificio o el oro) pueden bloquear las pérdidas de poder adquisitivo que provocaría una subida de precios más agresiva de lo que está previsto.

“A pesar de que las previsiones apuntan a un crecimiento moderado de los precios tanto en EEUU como en Europa, la recuperación mundial continúa y podemos decir que el ciclo económico ha entrado en una fase madura. Y es al final del ciclo cuando los inversores corren el riesgo de que la inflación suba más rápido de lo esperado, provocando una pérdida relativa del valor. Por eso recomendamos la protección ante la inflación con activos tangibles como los activos inmobiliarios”, aclara Silvia García-Castaño, directora de inversiones de BNP Paribas Wealth Management.

En lo que se refiere a la inversión directa en el sector (es decir, a la compra de inmuebles), la gestora ve especialmente interesantes aquellos que están financiados a tipos fijos, ya que esta opción blinda al inversor ante futuras subidas de los tipos de interés, y aquellos cuyos alquileres están ligados a la evolución de los precios, ya que la subida se plasmaría también en sus rentas.

“Si un propietario financia su proyecto inmobiliario a un tipo de interés fijo antes de que la inflación suba, el coste de la deuda se mantendrá estable, mientras que los ingresos por arrendamientos aumentarán gracias a la subida de los precios. En caso de inflación, la subida de los alquileres tiende a producirse antes de que aumente del valor del bien. Teóricamente, los valores inmobiliarios podrían considerarse como una fuente infinita de rentas de alquiler crecientes, razón por la que los alquileres dependen de la inflación para subir”, agrega el informe de la gestora del banco galo.

En lo que a sectores se refiere, BNP Paribas Wealth Management pone especial hincapié en el comercial y en residencial. Son dos de los sectores que recogen más frutos de la mejora económica y de los que tienen más demanda actualmente, sobre todo en grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Otra alternativa completamente diferente para aprovechar la mejora del ladrillo además de la compra directa de inmuebles es la inversión en empresas del sector que cotizan en bolsa. Una teoría que la gestora comparte con José Ramón Iturriaga, uno de los gestores más famosos de España y que lidera varios fondos bajo la cabecera de Abante, quien sostiene que el sector está infravalorado en bolsa. En su apuesta hay varias socimis y las promotoras que han debutado en los últimos meses. 

En este caso, BNP se inclina principalmente por las empresas de la construcción, que se verán beneficiadas del aumento de la inversión en infraestructuras previsto en los principales mercados del mundo y la creciente apuesta por la mejora urbanística en las grandes ciudades.

“Las economías necesitan invertir: las emergentes precisan de las infraestructuras para crecer, mientras que las desarrolladas para renovar las que tienen y ser competitivos, ya que durante la crisis no han podido destinar grandes aportaciones a este fin”, añade García-Castaño.

Por este motivo, la gestora espera que tengan recorrido las empresas de infraestructuras, construcción y transporte, así como las empresas destinadas a tratamientos de aguas y residuos y al reciclaje, vinculadas a la producción sostenible, sobre todo en las grandes ciudades. Grandes grupos constructores como ACS, FCC o Ferrovial tienen líneas de negocio en este sentido.