Información sobre vivienda y economía

Valencia batió récord en la contratación de oficinas durante 2017

Autor: Redacción

El mercado de oficinas de Valencia vivió un 2017 histórico. Y es que, según los datos que maneja BNP Paribas Real Estate, durante el ejercicio pasado se contrataron 39.500 m2 de oficinas, un récord para la Ciudad del Turia. Según el estudio, este impulso ha llegado de la mano de las pequeñas y medianas empresas, que protagonizaron más del 80% de las operaciones.

La urbe, la tercera más importante de España, acumula ya cuatro años de crecimiento de la demanda de oficinas, un alza que está tirando de las rentas. Tanto es así que en el centro de la ciudad, el alquiler ronda ya los 14,5 euros/m2. 

"Los motores de actividad que más han crecido en los últimos meses han sido el sector de la construcción junto con el sector servicios y el sector industrial. La demanda no se ha centrado en una zona en particular, habiéndose contratado entre 8.000 m2 y 12.000 m2 en las cuatro zonas que componen el mercado. En la zona más exclusiva de la ciudad (la zona prime), se han contratado 8.300 m2, una cifra que casi triplica la media de los últimos diez años (3.000 m2)", asegura la filial inmobiliaria del banco francés.

Por otro lado, destaca el papel de las pequeñas y medianas empresas, que son las que han llevado a cabo cuatro de cada cinco operaciones, mientras que las empresas de mayor tamaño están teniendo dificultades para encontrar grandes superficies disponibles. 

Cada vez hay menos espacio disponible

Otra de las lecturas del informe es que la ciudad cada vez tiene menos espacio de oficinas disponible. 

"Los buenos registros de la contratación registrados en los últimos años, unido a la carencia de nuevos proyectos, están generando un ajuste considerable de la tasa de disponibilidad del mercado valenciano que, a cierre de 2017, se redujo hasta el 10,4%, sobre un stock total de 774.000 m2, lo que significa que actualmente hay 80.546 m2 de disponibles en el mercado", añade BNP. Para hacerse una idea de cómo esta cambiando el mercado, basta recordar que en 2014 la tasa de disponibilidad de las oficinas rondaba el 21,2%. 

Con estas cifras sobre la mesa, la firma está convencida de que a corto y medio plazo veremos nuevos desarrollos de oficinas en la ciudad. "El ajuste continuo de la disponibilidad, unido a la carencia de edificios disponibles de calidad y con elevadas prestaciones, empujará al desarrollo de nuevos proyectos a corto-medio plazo, con el objetivo de mejorar la calidad y modernizar el parque de oficinas", sostiene. De hecho, ya hay un proyecto en marcha para desarrollar 16.000 m2 antes de que acabe la década: se trata de Torres Ademuz. 

Buenas perspectivas para 2018

De cara a este ejercicio, la firma es optimista: cree que el buen momento que atraviesa la economía global y la valenciana seguirán impulsando la demanda de espacios de oficinas, lo que también podría traer un repunte de las rentas. 

“El comportamiento de los fundamentales del mercado nos hace ser optimistas de cara al presente año. A pesar de que mercado de Valencia seguirá nutriéndose, principalmente, de demandas de superficies comprendidas entre 200 y 400 m2, se empezarán a ver operaciones de mayor volumen, hecho que favorecerá a que se consigan unos niveles de contratación elevados en 2018", concluye David Alonso, director del departamento de Research de BNP Paribas Real Estate.