Información sobre vivienda y economía

Barcelona, ciudad ‘influencer’ para el mercado de oficinas mundial

Fuente: Stoneweg
Fuente: Stoneweg

Barcelona escala posiciones como una de las ciudades preferidas para el negocio de las oficinas, tanto para la inversión como para sus inquilinos. Según la consultora inmobiliaria JLL, la capital catalana se ha convertido en una ciudad con gran influencia en Europa en este sector por ser un ‘hub’ tecnológico, su clima y ser un lugar estratégico para instituciones con influencia global.

“Barcelona tiene unas capacidades de primer nivel en ciencia y tecnología y un clima empresarial atractivo”, explica Vanesa Carceller, directora general de JLL en Cataluña. “Además, cuenta con una alta calidad de vida y atractivo como activo de marca, además de ser un centro de instituciones e influencia global”, sostiene la directiva.

La capital catalana comparte esta cualidad con otras ciudades como Bruselas, Frankfurt, Génova, Kioto, Miami o Viena. “Barcelona se está especializando en ser la casa en Europa para un gran número de empresas techies, tanto grandes como de pequeño y mediano tamaño”, añade Carceller.

JLL también ha definido otros dos grupos de ciudades que cuentan con otras cualidades para atraer a la inversión y operadores a su mercado de oficinas. Por un lado está las ‘innovators’, que son Austin, Berlín, Boston, Sillicon Valley o Tel Aviv, entre otras, mientras que las que la consultora define como ‘lifestyle’ son Auckland, Brisbane, Zurich, Oslo o Vancouver, entre otras.

La etiqueta de ‘inlfuencer’ ha ayudado a Barcelona a volver a cerrar un buen ejercicio en cuanto a la contratación de espacios de oficinas, que se ha incrementado de forma sostenida desde 2016. Barcelona registró el pasado año alquileres de oficinas por un total de 356.000 m2, un 8% más que un año anterior. Las rentas ‘prime’ por su parte, se elevaron un 8,6% en 2018, hasta alcanzar los 25,25 euros por m2 y mes.

 Así, Barcelona se ha convertido en la tercera ciudad de Europa en perspectiva de crecimiento de rentas hasta 2021, tras Oslo y Ámsterdam. “De cumplirse nuestras previsiones, es de esperar que las rentas se incrementen un 5% cada año durante los tres próximos ejercicios”, explican desde JLL.

Con un stock total de oficinas de seis millones de m2, la tasa de disponibilidad de Barcelona es del 5,7% a cierre de 2018, por debajo de la media de Europa y por detrás de su máxima competidora en España, Madrid, que tiene una disponibilidad del 10,4%.

En términos de proyectos a futuro, la ciudad destaca por estar entre las que cuentan con menos desarrollos nuevos. Así, solo el 3% del stock medio de oficinas para el periodo de 2019-2020 corresponde a nuevos desarrollos (niveles inferiores a 100.000 m2 por año). “Esta situación confirma la falta de oferta suficiente para atender a la demanda durante los próximos años”, sostienen desde JLL.

Etiquetas
BarcelonaJLL