Información sobre vivienda y economía

Merlin cerrará en noviembre la venta de sus oficinas secundarias a Cain por 200 millones de euros

El fondo norteamericano, muy cerca de levantar la financiación necesaria

Oficinas en Miniparc.
Uno de los activos que Merlin venderá a Cain. / Fuente: Miniparc

La socimi cuenta con cerrar la operación a finales de noviembre o como muy tarde a principios del mes de diciembre, según ha podido saber idealista/news. De esta manera, Merlin venderá al fondo Cain sus oficinas secundarias por 200 millones de euros. La transacción lleva meses pactada y los de Ismael Clemente -CEO de la socimi- sólo están a la espera de que el comprador consiga levantar la financiación necesaria para hacer frente al importante desembolso.

Gracias al acuerdo entre Merlin y Cain, la compañía estadounidense aumentará su portfolio con varios inmuebles, entre los que se encuentran el complejo Miniparc en Soto de la Moraleja (Madrid) o el complejo Európolis, en Las Rozas (Madrid).

Con esta transacción destapada por 'El Confidencial', Cain reafirma su apuesta por España. De hecho, es la tercera inversión que el fondo realiza en nuestro país. Antes, la compañía norteamericana ya había adquirido un desarrollo de más de 100.000 metros cuadrados en el distrito 22@ de Barcelona y un solar de 67.000 metros cuadrados de suelo logístico en el Sur de Madrid.

Por su parte, la socimi se deshace así de activos con muy poco peso dentro de su cartera y sin ningún futuro dentro del Plan Estratégico. De hecho, la desinversión de este portfolio llamado ‘Juno’ es algo que persiguen los de Clemente desde hace varios meses. Para Merlin estos activos secundarios no guardan valor, pero el panorama del mercado de oficinas nacional sí los hacen atractivos para otros ‘players’ del mercado. Por este motivo, la socimi ha contado con varios nombres de compradores encima de la mesa. UBS fue uno de ellos. El banco de inversión suizo se interesó por estos activos, pero se retiró de la puja al no poder alcanzar el precio fijado, según confirman fuentes conocedoras de la negociación. Misma situación, por otra parte, que vivió el fondo Apollo.

El gran interés suscitado se fundamenta en la escasez de oficinas en zonas como Madrid o Barcelona. Premisa que ha situado a Merlin en un momento privilegiado para desprenderse de esta parte de su portfolio no estratégico.

Cabe destacar que esta venta ha recibido también el visto bueno de Barclays. Los analistas de la compañía de servicios financieros consideran que la venta de estos activos permitiría al gigante inmobiliario reducir su nivel de apalancamiento hasta un loan to value del 38%, según publica ‘Expansión’ hace algunos meses.

Barclays considera que la socimi podría ir más allá de las previsiones de venta de activos por valor de 450 millones de euros en los próximos cuatro años, y captar recursos adicionales para financiar los proyectos de inversión en marcha y mejorar así su situación financiera.

La empresa cuenta con dos carteras de oficinas no estratégicas en venta valoradas en 400 millones de euros -entre las que se encuentra Juno-, otra de centros comerciales con valor de 300 millones de euros y podría vender sucursales a BBVA por 300 millones de euros, según el informe de la compañía.

Portugal y rehabilitación de edificios, los objetivos de Merlin

De todos modos, la intención de Merlin es cerrar la operación con Cain y no desinvertir nada más durante este 2019. Con respecto a futuras compras se presenta un próximo ejercicio muy tranquilo. De hecho, la intención de la socimi es no adquirir más activos en 2020, salvo que se presente alguna oportunidad irrechazable, según aseguran fuentes del mercado. En este sentido, el gran objetivo de la socimi es invertir en capex de sus propios inmuebles. Una estrategia que tiene en la reforma del Fnac de Callao (Madrid) su joya de la corona.

En paralelo a estas actuaciones en España, Merlin prepara su salida a Bolsa en Portugal para finales de este 2019, según avanza idealista/news. La compañía revela en este sentido que quiere fortalecer su exposición del 9% al 15% y que comenzará a cotizar en el mercado de valores portugués a finales de año, alejándose del escenario de cotización como una Sociedad de Inversiones y Gestión de Bienes Raíces (SIGI).