Información sobre vivienda y economía

¿Dónde estará más seguro mi dinero? ¿En depósitos, deuda pública o pagarés bancarios?

¿seguridad o más rentabilidad? depende del inversor y del momento
Autor: eva llorca - iahorro

Artículo escrito por Eva llorca, experta de iahorro.com

A los depósitos a plazo fijo, el producto bancario por excelencia, le ha salido un fuerte competidor: la deuda pública y los pagarés bancarios. Así, mientras muchos ya se plantean cuál es la mejor opción para invertir, otros ya ponen sobre la mesa seguridad frente a rentabilidad

Deuda pública frente a depósitos bancarios

Después de que los depósitos bancarios hayan estado en primera línea con sus deseadas y atractivas rentabilidades, el Tesoro Público ha aparecido con la firme decisión de hacer frente al ataque de las ofertas de las entidades bancarias, y presenta las emisiones de deuda pública con buena remuneración

Pero la situación de inestabilidad económica no se lo pone demasiado fácil a la deuda soberana. Donde antes un ahorrador podía invertir con cierta tranquilidad en el Tesoro Público, desde la explosión de la crisis en los mercados el ahorrador medio huyó hacia productos más seguros como los depósitos bancarios

Una de las grandes ventajas de los depósitos es la seguridad que ofrecen. El dinero invertido en un depósito está asegurado en caso de quiebra de la entidad bancaria gracias al Fondo de Garantía de Depósitos, hasta los 100.000 euros invertidos. El Tesoro Público tiene riesgo país, pero no nos dejemos engañar: es más seguro una deuda garantizada de forma absoluta por España que un depósito, afirmación sin lugar a duda si la inversión supera los 100.000 euros

En el caso de los bonos autonómicos el riesgo para nuestros ahorros se encuentra en la quiebra o impago de la propia comunicada autónoma, ya que no gozan de la garantía del Estado (al menos en teoría, que la práctica puede ser otra cosa)

¿Qué pasa con los pagarés bancarios?

Los pagarés también son otro medio para conseguir liquidez por parte de las entidades bancarias. La diferencia con los depósitos es que éstos resultan mucho más sencillos de cancelar que los pagarés bancarios, que deben ser vendidos al precio del mercado, por lo que estaremos asumiendo un riesgo, ya que puede ocurrir que, no sólo nos cueste más venderlos, sino que podamos asumir pérdidas con ello

Los depósitos, sin embargo, vuelven a ofrecer un seguro, más que necesario en estos tiempo, la garantía del capital invertido hasta 100.000 euros con el Fondo de Garantía de Depósitos, cosa que no ocurre con los pagarés

¿Con qué nos quedamos?

Nuestra elección dependerá de tres factores fundamentales: nuestro perfil de riesgo como inversores, la situación del mercado y la rentabilidad de los productos. Indiscutiblemente, éste último factor será determinante, ya que, a rentabilidades similares siempre será mucho más seguro los depósitos

Pero también debemos valorar otros aspectos como la solvencia de la entidad y los riesgos que vamos asumir. Evidentemente, si tenemos necesidad de liquidez, los pagarés bancarios o la deuda pública no serán una buena opción, sabiendo la dificultad que existe para recuperar nuestro dinero de manera inmediata y que podremos encontrarnos con menos ahorros de los que invertimos

Utiliza un comparador de depósitos para decidirte por el producto que más de conviene, conocerás la rentabilidad de las ofertas del mercado, y te sacará de dudas acerca de dónde invertir tus ahorros

Iahorro.com, comparador de productos financieros