Información sobre vivienda y economía

Una familia española necesita 5,9 años de su salario bruto para pagar el precio de una vivienda (gráfico)

Autor: Redacción

Las familias españolas necesitamos el salario bruto anual familiar de 5,9 años para pagar el precio total de una vivienda en el tercer trimestre de 2012. El descenso de precios de la vivienda vuelve a permitir que baje este ratio teórico que un año antes estaba en 6,4 años, pero que alcanzó los 7,7 años a mediados de 2007, según los datos del banco de España (bde)

Este indicador es simplemente un dato teórico que se obtiene sólo con dividir el precio de una vivienda con los ingresos medios por hogar. Sirve para comparar precios de la vivienda respecto a los salarios de diferentes países del mundo, pero después sólo queda en la teórica porque el coste de pagar una vivienda es superior en cuanto le añadimos la hipoteca

Sin embargo, muestra que en los últimos años ha caído con fuerza el precio de la vivienda respecto al poder adquisitivo de las familias, pero aún sigue lejos de los niveles de otros países como eeuu e incluso de los valores señalados como recomendables. Los expertos señalan que este ratio debería estar alrededor de 4,5 años

Esfuerzo de pagar una vivienda

Como no es lo mismo el precio de compra como el coste de una vivienda una vez añadida la hipoteca y descontadas las ayudas fiscales, también existe el concepto de esfuerzo de las familias para pagar una vivienda. En España, según los últimos datos del banco de España, dicho esfuerzo se situó en el tercer trimestr de 2012 en el 27,8% de su renta anual. Para las familias que no disponen de desgravación fiscal, el esfuerzo se eleva al 34,4%

El banco de España realiza este cálculo tomando como base las cuotas hipotecarias que tiene que abonar el hogar mediano en el primer año tras la adquisición de una vivienda tipo (93,75 m2) financiada con un préstamo estándar por el 80% del valor de la casa (el precio medio según el Ministerio de Fomento está en 1.565 euros)

Cuando se conozcan los datos de 2013, un ejercicio en el que desaparece la deducción para las nuevas compras de vivienda, se espera un incremento del esfuerzo a no ser que la caída del precio de la vivienda o del coste de las hipotecas lo compense

Durante el boom inmobiliario, las familias dedicaban cerca del 42% de sus ingresos (incluida la desgravación fiscal) a la compra de vivienda