Información sobre vivienda y economía

5 reformas que debes evitar hacer a una vivienda

hay que evitar ciertas reformas si luego se quiere vender la vivienda
Autor: Redacción

Muchas veces se hacen reformas en la vivienda por gusto y sin pensar en que si la casa se llega a poner a la venta, apenas se valorarán estas remodelaciones, con lo que el retorno de la inversión será mínimo. Por eso, hay que evitar eliminar un tercer o cuarto dormitorio si la vivienda se encuentra en una zona donde imperan las casas con varias habitaciones o mejorar en exceso el sótano pues es más interesante remodelar la buhardilla o el ático, es decir, zonas más habitables

1.- eliminar un tercer o cuarto dormitorio: es un inconveniente a la hora de vender una vivienda que cuenta con un dormitorio menos que lo que hay en la zona. Una casa con muchas o con pocas habitaciones cuenta con un diseño asimétrico que no es útil para los potenciales compradores

2.- exceso de mejora del sótano: no es recomendable reformar en exceso el sótano porque no supondrá un valor añadido a la venta de la vivienda, a no ser que el resto de la casa sea habitable y esté en perfectas condiciones. Es más aconsejable reformar la buhardilla o el ático o incluso levantar un piso más que remodelar el sótano

3.- exceso de mejora de los espacios al aire libre: tener una cocina al aire libre o una zona para hacer barbacoa es muy útil si la vivienda se encuentra enclavada en una zona  con muy buen tiempo y que se pueda utilizar durante varios meses al año. Si no es así, es mejor instalar una buena chimenea

4.- instalar grandes aparatos electrónicos: instalar el último televisor con el mejor sistema de sonido tampoco es muy recomendable. La inversión que supone esta instalación no se recupera con facilidad porque a menudo los aparatos electrónicos dominan toda una habitación y sus reverberaciones pueden imposibilitar el uso de las habitaciones contiguas

5.- un gran acuario: de todas las mejoras que se hacen en una vivienda y que apenas aportan un retorno en la inversión destaca la construcción de un gran acuario. No es una inversión prudente porque acumula mucha suciedad y mal olor, con lo que los potenciales compradores pueden huir en cuanto entran a la vivienda. Los compradores no están dispuestos a pagar las reformas equivocadas del propietario