Información sobre vivienda y economía

Santander: la reforma hipotecaria es el cambio más profundo y favorable para el deudor de los últimos años

Autor: Redacción

El departamento de análisis de banco santander cree que la reforma hipotecaria que prepara el pp constituye, aun cuando no contempla  paralización general de los desahucios ni la dación en pago retroactiva , “el cambio más profundo y favorable para el deudor realizado a la legislación en los últimos años”

En este sentido, los analistas de la entidad que preside Emilio botín recuerdan que la reforma incluye las siguientes modificaciones respecto a la legislación actual:

-    La apertura de la ejecución hipotecaria se iniciará después de tres impagos frente al uno actual

-    Los intereses de demora tendrán un tipo máximo de 3 veces el tipo de interés frente al máximo del 12% y no podrán capitalizarse junto al principal de la deuda como ocurre hoy en día

-    El aval requerido en las subastas de inmuebles ejecutados se reducirá del 20% al 5%, y el plazo para el depósito se incrementará de 20 a 40 días

-    Los inmuebles ejecutados no podrán subastarse por menos del 75% del valor de su tasación inicial y, en caso de subastas desiertas, los bancos se los quedarían al 70% del precio de la subasta ( frente al 60% actual) o al 52,5% de la tasación inicial

-    En los casos en los que los bancos obtuviesen plusvalías por la venta de los inmuebles en los 10 años siguientes a la ejecución, el 50% de los beneficios se destinarían a reducir la deuda pendiente de los afectados

-    Los afectados por las ejecuciones podrán saldar su deuda con los bancos si pagan el 65% de la misma en los siguientes cinco años o el 80% en un plazo de 10

Además, las medidas que se preparan incluyen la suspensión de los desahucios durante dos años para los colectivos más vulnerables (familias numerosas, monoparentales, con hijos menores de tres años, discapacitados o deudores en el paro, cuyas rentas no superen tres veces el IPREM), a los que también se aplicará el código de buenas prácticas, que contempla la dación en pago como última instancia