Información sobre vivienda y economía

Sareb adjudica la comercialización de 126.000 activos inmobiliarios a Haya, Servihabitat y Altamira

jaime echegoyen, consejero delegado, y belén romana, presidenta de sareb
Autor: @efonseca

Sareb ha dado carpetazo al proyecto íbero, destinado a la comercialización de préstamos e inmuebles. Tras adjudicar el mes pasado a Solvia la gestión de 42.900 activos, hoy se ha conocido que las otras tres firmas que desempeñarán esta tarea: Haya Real Estate, Servihabitat y Altamira. Los acuerdos entrarán en vigor el 1 de enero de 2015 y tendrá una duración de entre cinco y siete años.

En concreto, Haya Real Estate (Cerberus) se encargará de gestionar durante cinco años un paquete de 52.000 préstamos vinculados al sector inmobiliario procedentes de Bankia. Mientras que la cartera adjudicada a Altamira (Apollo-Santander) está formada por 44.000 inmuebles y préstamos al promotor originados por Catalunya Caixa, BMN y Caja3.

La última cartera, que pasa a manos de Servihabitat (TPG-La Caixa) contiene 30.300 inmuebles y créditos de NCG, Liberbank y Banco de Valencia. Tanto esta cartera como la de Altamira han sido adjudicadas por un periodo de siete años.

Los tres gestores –junto con Solvia- desembolsarán 600 millones de euros. Tal y como explica Sareb, esta cifra quedará constituida como una garantía que los gestores Irán recuperando en función del servicio prestado y el cumplimiento de los objetivos marcados.

Así, los contratos recogen compromisos específicos para dotar de un mayor dinamismo a la actividad comercial, realizar una gestión más atenta de los suelos y potenciar el mercado de alquiler, que Sareb considera estratégico.

También se exige una gestión más intensa de los préstamos, un contacto más directo con los promotores que mantienen créditos con la compañía, y una mayor celeridad en la tramitación de sus propuestas, entre otros muchos elementos.

A nivel operativo, el cambio de servicers permitirá a Sareb tener una mayor capacidad de control sobre su cartera, al contar con un mayor número de indicadores de gestión, y una mayor automatización e integración en los procesos que se establezcan con los gestores.