Información sobre vivienda y economía

10 formas modernas de enfriar tu casa y no morir (de calor o ‘caloret’) en el intento

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

En plena ola de calor, el ventilador de toda la vida ya no es suficiente. El aparato de aire acondicionado cumplía mejor su papel, pero tiene demasiados años como para enfriar debidamente la casa. Ya no tira como el primer día. Toca buscar un sistema moderno y apropiado para huir de las altas (¡altísimas!) temperaturas.

En este sentido, el verano de 2015 tiene varios nombres propios. Hay mucho dispositivo que te permitirá contar con un sistema de refrigeración inteligente, algún aparato para los más manitas y un claro objetivo: sobrevivir al 'caloret' de la forma más eficiente posible.

1.- Aire acondicionado 'smart'
Los más modernos aparatos de refrigeración se conectan al wifi de tu casa, y una aplicación en el ‘smartphone’ es suficiente para controlarlos a distancia y medir parámetros como la temperatura o la humedad. Además de gestionar con más datos la eficiencia de tu aire acondicionado, estos sistemas permiten enfriar la casa antes de llegar – con una orden a golpe de teléfono - para encontrarlo todo a tu gusto cuando vuelvas del trabajo.

2.- Nuevos aires
Si ya tienes el aire acondicionado instalado y quieres convertirlo en un aparato inteligente, solo tienes que contar con la ayuda de dispositivos como Sensibo o Tado. Se sitúan cerca el aire acondicionado, también están conectados con la red wifi de tu casa y puedes controlarlos con tu teléfono móvil. El resultado es exactamente el mismo que con un aire acondicionado inteligente de última generación, pero no tendrás que mandar el viejo al chatarrero.

3.- Refresca tu cama
Si uno de los grandes problemas del verano llega a la hora de intentar dormir con altas temperaturas, Bedjet puede ser la solución. Se trata de un ventilador que se conecta a la cama a través de un pequeño conducto por el que llega aire fresco (o caliente, si es invierno). Tiene temporizador, se puede controlar con un mando a distancia o a través de una aplicación móvil y, además, es individual: por fin una cama de matrimonio puede tener dos temperaturas distintas (con dos Bedjets diferentes). 

4.- El ‘DIY’ más básico
Si la internet de las cosas ha llegado al mundo de la refrigeración, el ‘hazlo tú mismo’ (‘Do It Yourself’) no iba a ser menos. Con mucha menos tecnología –y menos presupuesto- puedes fabricar tu propio aparato de aire acondicionado. YouTube está lleno de tutoriales para aprender, pero básicamente necesitarás un recipiente grande, un tubo, un ventilador y un bloque de hielo. ¿El resultado? Un fresco casero gratificante y económico.

5.- Abrazando la energía solar
Aunque las energías renovables no pasen por su mejor momento, no sería una mala idea contar con la ayuda del astro rey para enfriar tu casa sin que la factura de la luz se convierta en un quebradero de cabeza. Distintas marcas han hecho ya sus pinitos en el mundo de los aires acondicionados solares, que combinan la energía de red y la que se obtiene a través de paneles solares. Nunca el sol dio tantas alegrías en pleno verano. Si no puedes con tu enemigo, únete a él.

6.- Solar y hecho por ti mismo
El ‘DIY’ no tiene por qué ser rudimentario (a la par que efectivo), como en los modelos anteriores: también puede abrirte las puertas a la refrigeración solar. Tú mismo puedes fabricar un pequeño aparato de aire acondicionado alimentado con energía solar con un sistema algo más completo que un simple bloque de hielo y un ventilador. Una bomba de agua, un termo, una tubería de cobre y pequeñas placas solares se convertirán en los aliados de los amantes del bricolaje a la hora de enfriar una habitación sin gastar electricidad.

7.- Por evaporación y con un diseño de lo más ‘cool’
Puede bajar la temperatura de una habitación hasta 10 grados, su mecanismo es realmente sencillo y, por si fuera poco, su diseño es una auténtica delicia. Cold Pot utiliza el principio de refrigeración por evaporación, el mismo que hace que el agua de un botijo esté siempre fresca. Hecho de terracota, Cold Pot cuenta con un radiador y un ventilador para mover el aire fresco que genera.

8.- Frío para uno, por favor
Si en invierno el refrán “ande yo caliente, ríase la gente” se convierte en casi una obligación, el verano trae la versión opuesta. Si vives solo o si resulta imposible poner un aparato de aire acondicionado en cada habitación, lo mejor será llevar el frío por montera. Para ello, nada mejor el Nano Ice Cool Collar, un collar que busca financiación en la plataforma de ‘crowdfunding’ Kickstarter y que te permitirá ir bien fresco por la vida. Los materiales con los que ha sido fabricado y su forma aseguran tres horas de alivio.

9.- ¿Y si te quedas dormido?
El fabricante chino de móviles Xiaomi ha dado el salto al mundo de la climatización innovando, y no solo con los llamativos colores de sus aparatos de aire acondicionado. La ‘startup’ ha desarrollado un sistema que, en combinación con su pulsera de actividad Mi Band, convertirá tu refrigerador en un dispositivo 'smart' que estará siempre pendiente de ti: cuando te quedes dormido, el aparato se apagará automáticamente.


 
10.- ¿Qué fue del ventilador?
Si empezábamos con la internet de las cosas aplicada a los aires acondicionados, qué mejor que acabar con un ventilador inteligente: se enciende y se apaga solo en función de si hay o no gente en la habitación y cambia automáticamente su velocidad en base a la temperatura y la humedad que detecten sus sensores. Refrescará sin que tengas que preocuparte de su existencia, aunque, eso sí, puede que eches de menos la antigua cadena. Hay cosas que nunca pasan de moda.