Información sobre vivienda y economía

Los 6 errores básicos que no debes cometer al alquilar una vivienda

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Septiembre es el mes del alquiler, sobre todo en las ciudades universitarias. Miles de estudiantes buscan piso –muchas veces acompañados de sus padres– sin tener los mínimos conocimientos sobre cómo funciona el arrendamiento de una vivienda.

De hecho, según la OCU, muchos de los problemas que pueden (y suelen) surgir entre inquilinos y propietarios se podrían haber evitado haciendo las cosas bien desde el principio. 

Sin embargo, a menudo se comenten errores como firmar a ciegas, no revisar bien el contrato o aceptamos condiciones inaceptables. Solucionarlos no siempre es fácil, ni rápido, por lo que lo mejor que podemos hacer es poner todo el interés en tratar de evitar estas situaciones. Por eso te mostramos las seis pifias más comunes a la hora de alquilar una casa:

1.- Adelantar dinero y/o firmar el contrato sin haber visitado la vivienda
Lo primero es conocer la vivienda y comprobar  su estado. Además del tamaño, número de habitaciones o la ubicación real, debes comprobar dos cosas importantes: el estado de las ventanas y el tipo de calefacción, especialmente si la zona es fría. Si no lo haces, te arrepentirás en noviembre.

2.- No hacer un contrato escrito 
No basta con un acuerdo verbal, desgraciadamente la palabra tiene hoy poco valor. Es esencial reflejar por escrito lo fundamental en un contrato de alquiler y quedarse con un original, firmado en todas sus páginas. Si es para vivienda, asegúrate de que no te hacen un contrato de once meses.

3.- No preparar un inventario de entrada
Es importante elaborar  un inventario de la vivienda y muebles. Y si hay elementos desgastados (suelos, paredes, etc.), deja constancia con fotos.

4.- Aceptar gastos que no te corresponden
Revisa que el propietario no te carga en el contrato ni el IBI ni los gastos de comunidad. Si ha intermediado una agencia en el alquiler, que quede claro de antemano quien debe abonar el servicio, para evitar sorpresas posteriores.

5.- Entregar una fianza excesiva
La cantidad que entregues al casero no debería superar al equivalente a tres meses de renta, entre la fianza legal de un mes y las garantías adicionales. Exigir más tiene poco sentido: si lo hacen, busca otro piso. Y muy importante: conserva el recibo de cualquier pago que hagas.

6.- Firmar cláusulas perjudiciales de actualización de la renta

Hay anuncios, incluso de bancos, que ofrecen una renta atractiva... que solo vale para el primer año. Pide al arrendador que incluya el sistema legal de actualización anual de la renta conforme al IPC (aunque si el propietario es listo y tú buen pagador, seguramente le interese no subirte la renta para que te quedes).