Información sobre vivienda y economía

El ‘patrimonio de ocasión’ se asienta en España: cada vez compramos más pisos y coches usados

Autor: Redacción

Si algo define a los españoles es la obsesión por la propiedad. Nos gusta sentirnos dueños de lo que tenemos y, para conseguirlo, no dudamos en adquirir un bien usado que ofrezca buenas prestaciones a un precio competitivo.

“A raíz de la crisis, y aún en el momento actual de recuperación económica, los españoles buscan alternativas para construir o renovar su pequeño patrimonio, con dos imprescindibles: la casa y el coche. Las estrecheces económicas han multiplicado las compras de vehículos y viviendas de segunda mano con respecto a los que están por estrenar. Y es que los españoles, en su afán por ser propietarios de algo, optan por lo que llamamos ‘patrimonio de ocasión’”, asegura la plataforma internacional AutoScout24.

Una prueba de que cada vez se tiende más a las propiedades usadas la encontramos en los últimos datos de compraventa de viviendas publicados por el Consejo General del Notariado, que dejaron sobre la mesa una conclusión es muy contundente: el mercado de segunda mano ha sido el impulsor del crecimiento de las operaciones en septiembre.

“La venta de pisos mostró en el noveno mes del año un incremento interanual del 7,1% (que se redujo al 6,2% en la serie corregida por estacionalidad). Este aumento  se debe únicamente a la subida de las ventas de inmuebles usados, que repuntaron un 13%, ya que las de pisos nuevos experimentó una contracción de casi un 20% anual”, asegura la documentación remitida por los notarios, que utilizan como fuente de información las escrituras inscritas en los registros de la propiedad.

Y es que, como recuerda AutoScout, la vivienda usada disfruta de un precio más asequible y una tributación inferior a la nueva, dos factores que han roto la paridad que tenía la segunda mano con el mercado de vivienda nueva y que han permitido romper una lanza a favor del segmento usado, que actualmente copa dos de cada tres operaciones.

En este sentido también debemos recordar que en España hay cerca de 1,2 millones de viviendas en venta, de las que prácticamente 700.000 son usadas según los datos que maneja idealista. Por tanto, el stock de viviendas vacías en el mercado inmobiliario doméstico está compuesto por más inmuebles usados que nuevos.

Pero la tendencia al alza de apostar por el patrimonio de ocasión no acaba con la vivienda, sino que prosigue con otra de las inversiones más importantes para las familias: la compra de su vehículo. En este caso las cifras más reveladoras las proporciona Ganvam, la patronal de los vendedores, que insiste en que la compraventa de coches de segundo uso prácticamente duplica a la de los nuevos, mientras que en el año 2007 (justo antes de que estallara la crisis) la tendencia era la paridad.

Sus datos también dejan entrever que la segunda mano se impone tanto en la adquisición del primer vehículo como a la hora de renovar el que ya tenemos y que lo que se ha buscado en estos años han sido coches ‘mileuristas’, más económicos y con más facilidades de pago, cuya edad media ronda los 7,5 años, frente a los 5 años que se demandaban antes de la crisis.

Según Faconauto, la patronal de los concesionarios, solo en 2014 se vendieron 1,684 millones de coches usados en España, lo que significa que se adquirieron dos de segunda mano por cada uno a estrenar.

“El coche conforma, junto con la casa, el patrimonio estándar de los españoles y no queremos renunciar a él, ni siquiera en épocas de crisis. De hecho, es muy significativo que prácticamente nueve de cada diez conductores quieren ser propietarios de su coche. Simplemente existen alternativas más asequibles en precio y donde es posible mantener un nivel de calidad y prestaciones. Y el mercado de ocasión, ya sea en vehículo o en vivienda, colma muchas de estas aspiraciones”, concluye Gerardo Cabañas, el director general de AutoScout24.