Información sobre vivienda y economía

Las dos Españas: mientras en el Norte apenas hay ejecuciones sobre vivienda, Levante e Islas las acaparan

Ejecuciones hipotecarias sobre vivienda por Comunidad Autónoma
Autores: bdelcoso, @David Marrero

En el último año se han ordenado 41.564 ejecuciones sobre viviendas de personas físicas, tras la publicación de los últimos datos del tercer trimestre de 2015 ofrecidos por el INE. Unos datos que reflejan una caída respecto a los peores años de la crisis pero que confirman que la distribución geográfica de estas operaciones se concentra en el área del Mediterráneo e Islas frente a las regiones del norte de España, donde apenas sufren el inicio del proceso de desahucio por habitante.

Las regiones que acapararon el boom de la construcción durante los años de la burbuja inmobiliaria son los que ahora sufren los mayores estragos en sus consecuencias, como viviendas inacabadas, vacías y sin vender o un mayor porcentaje de personas que sufren certificaciones de ejecuciones hipotecarias que se inician e inscriben en los Registros de la Propiedad.

Las ejecuciones hipotecarias en las comunidades autónomas del norte de España son sensiblemente inferiores que en las regiones del arco mediterráneo o las islas. Según un estudio publicado por idealista [empresa editora de este boletín], en el último año se produjeron 0,9 ejecuciones hipotecarias de vivienda de personas físicas por cada 1.000 habitantes en España.

La Comunitat Valenciana ha sido la región en la que más ejecuciones se han registrado, con 1,6 por cada mil habitantes. Le siguen Murcia (1,5), Andalucía (1,2), Cataluña (1,1), y los archipiélagos de Canarias y Baleares (ambos con 0,9%).

La menor densidad de ejecuciones hipotecarias de viviendas de personas físicas por cada mil habitante se producen en Euskadi, donde solo ha llegado a 0,1 viviendas por cada mil habitantes, Galicia (0,3), Cantabria (0,4), Asturias (0,4), Navarra, Castilla y León y Madrid (las tres con 0,5 ejecuciones hipotecarias). En Extremadura, La Rioja, Aragón y Castilla-La Mancha la tasa fue entre 0,6 y 0,8 viviendas por cada mil habitantes.

Estos datos van parejos, con las excepciones de La Rioja y Cataluña, con el número de compraventas que se produjeron durante los años más duros de la burbuja. Así, aquellas comunidades en las que se vendieron más viviendas por cada mil habitantes entre 2005 y 2008, son las que cuentan con una tasa de ejecuciones hipotecarias mayor: en Murcia se vendieron 21,4 viviendas anuales por cada mil habitantes, y el número de ejecuciones durante los últimos 12 meses fue de 1,5; en la Comunitat Valenciana se vendieron 20,4 viviendas y la cifra de ejecuciones es de 1,6.

Por el contrario, en Galicia sólo se vendieron 10,1 viviendas anuales por cada mil habitantes entre 2005 y 2008 y cuenta con una tasa de ejecuciones de 0,3, y en Euskadi se vendieron 10,6 casas de media al año con una tasa de ejecuciones del 0,1 en el último año.

La Rioja y Cataluña constituyen dos excepciones por causas opuestas. La Rioja tuvo el mayor número de viviendas vendidas por habitante (21,4 por cada mil) pero sólo ha tenido una tasa de ejecuciones del 0,6. En Catalunya, en cambio, el volumen de viviendas vendidas fue inferior (12,2 por cada mil habitantes), pero su tasa de ejecuciones aumenta hasta el 1,1.

Metodología

Para hallar la tasa de ejecuciones hipotecarias, se han tenido en cuenta todas las ejecuciones registradas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) desde el cuarto trimestre de 2014 hasta el tercer trimestre de 2015 y se han cruzado con el número de residentes de cada comunidad autónoma publicado por el mismo organismos con fecha 1 de enero de 2015. En el caso de la media de viviendas vendidas en cada comunidad autónoma, se ha calculado en base a las cifras de viviendas vendidas cada año publicadas por el INE, cruzándolo con la media de población de cada comunidad en el mismo periodo.