Información sobre vivienda y economía

Los compradores de vivienda sobre plano están más seguros ante la quiebra de la promotora

Autor: Redacción

La Audiencia Provincial de Valencia sentencia a una entidad financiera a reintegrar el anticipo que una persona ingresó para comprar una vivienda sobre plano y que no pudo recuperar el dinero por la quiebra de la promotora. La justicia responsabiliza al banco por no exigir un aval o garantía a la empresa, según la nueva doctrina del Tribunal Supremo.

La nueva interpretación que la sala de los civil del Tribunal Supremo aplica a la Ley 57/1968 desde el pasado 21 de diciembre comienza a incidir en las sentencias de los diferentes juzgados. El Alto Tribunal dictaminó la responsabilidad solidaria de las entidades bancarias con las promotoras quebradas, lo que supone que si el banco no exige un aval o garantía a la empresa y la apertura de una cuenta especial responderán frente a los compradores por el total de las cantidades anticipadas ingresadas a cuenta.

Hasta la sentencia del Supremo, las entidades argumentaban su carácter de tercero ajeno y se desvinculaban de cualquier relación entre comprador y vendedor. La Audiencia Provincial de Valencia, en un fallo del pasado 28 de enero,  sentencia que Banco Sabadell está obligado a reintegrar el anticipo (96.300 euros), más intereses, que una persona ingresó en la cuenta de la promotora para comprar una vivienda sobre plano. La entidad, en ese caso la CAM (absorbida por Sabadell) no aplicó los criterios de seguridad, la empresa quebró y el afectado no ha podido recuperar el dinero hasta ahora.

“En la Ley 57/1968 sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas, las entidades de crédito que admitan ingresos de los compradores en una cuenta del promotor sin exigir la apertura de una cuenta especial y la correspondiente garantía responderán frente a los compradores por el total de las cantidades anticipadas e ingresadas en la cuenta o cuentas que el promotor tenga abiertas en dicha entidad", afirma la sentencia.

“Esta nueva jurisprudencia supone la imposición legal de un especial deber de vigilancia sobre el promotor por parte de las entidades financieras”, según Eduardo Barrau Bascompte del despacho Leyda-Barrau queha ganado el caso de Valencia.

Para Barrau esta sentencia marca un antes y un después para todos aquellos compradores que no recibieron ningún tipo de aval tras haber entregado un anticipo a cuenta a una promotora que posteriormente quebró. “También sirve a aquellos compradores que recibieron las llaves de su nuevo hogar fuera de plazo”, concreta.