Información sobre vivienda y economía

Miguel Sebastián: "Optamos por la peor solución para acabar con la burbuja inmobiliaria"

El exministro de Industria Miguel Sebastián
Autor: Redacción

El exministro de Industria en la segunda legislatura de Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián, no escatima en críticas al llamado ‘milagro económico español’ entre 1998 a 2008. La entrada en el euro supuso un cúmulo de excesos que llevaron directamente a la crisis a España, de la que el país aún intenta recomponerse. Entre ellos estuvo permitir que los precios de las viviendas se inflasen hasta provocar una burbuja inmobiliaria: “elegimos la peor opción para acabar con ella, tratar de compensarlo con un incremento de la oferta”.

Miguel Sebastián fue ministro de Industria durante el segundo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y antes director de la oficina Económica del presidente. Su papel durante los años de bonanza económica fue importante en las decisiones que tomaba el gobierno central. Sin embargo, ahora parece arrepentido de alguna de las decisiones tomadas, sobre todo cuando se habla del mercado inmobiliario.

“Cuando la burbuja inmobiliaria se pinchó, sus efectos arrastraron a importantes sectores de la industria y de la producción y golpearon duramente a nuestra economía. Optamos por la peor solución para intentar frenar la escalada de precios”, afirmó Sebastián en el foro organizado por el Norte de Castilla en Salamanca.

Para el exministro había tres soluciones: no hacer nada y dejar que la burbuja se pinchara sola, pero es muy difícil de pinchar, porque para cuando la detectas ya es tarde. También se puede intentar pinchar con medidas fiscales y regulatorias, pero es algo que un Gobierno no puede hacer por cuenta propia al formar parte de la Unión Monetaria Europea. Y la tercera, la que eligió el Gobierno de turno, fue intentar compensar los efectos de la burbuja ampliando la oferta con el objetivo de que bajen los precios.

“Cuando Aznar en 2003 alardeaba de que se construía en España más vivienda que Francia, Italia y Alemania juntos, era motivo de orgullo. Pero no era normal en función del tamaño del país”, destacó el ex director de la oficina Económica del presidente Zapatero. “A ver quién era el valiente que en plena euforia apaga la música. Había que atreverse a hacerlo y pagar el coste político”, concretó Sebastían, que se podría haber obligado a prestar como máximo el 50% del valor de la vivienda que se iba a comprar, o haber paralizado promociones en zonas del Levante.