Información sobre vivienda y economía

Se cierra el caso ‘La Muela’: paradigma de los desmanes urbanísticos

Autor: Redacción

El pequeño pueblo de La Muela, en Zaragoza, fue un claro ejemplo de expansión urbanística al albor del boom inmobiliario. En 10 años quintuplicó su población hasta llegar a los 5.000 habitantes, y se hizo ‘rico’ con el negocio de los molinos eólicos y la venta de suelos. El Ayuntamiento levantó tres museos, una plaza de toros cubierta, un auditorio y un centro deportivo. La exalcaldesa, María Victoria Pinilla, ha sido condenada ahora a 17 años de cárcel y a 78 de inhabilitación por los delitos de prevaricación, cohecho, fraude, blanqueo y tráfico de influencias.

La Muela se convirtió en la envidia de Aragón a finales de los 90 y comienzo de siglo XXI. Durante dos décadas fue un municipio en continuo crecimiento. En solo 10 años quintuplicó su población, pasando de 800 habitantes a 5.000.

El ‘tren de vida’ del pueblo no paraba de crecer, gracias a los beneficios que daban los cerca de 500 aerogeneradores instalados en la zona y la venta de suelos para la urbanización del pueblo.

La alcaldesa María Victoria Pinilla, del Partido Aragonés (PAR), decidió poner a La Muela en el mapa: construyó una plaza de toros cubierta, que inauguró el cantante Julio Iglesias; levantó tres museos: de la vida, del aceite y un museo del viento; un auditorio de 3,2 millones de euros, y un centro deportivo con capacidad para 25.000 personas  por 19 millones.

En 2009, se destapó la ‘Operación Molinos’ en el que se detuvo a la alcaldesa, que ha sido ahora condenada a 17 años de cárcel, 48 de inhabilitación para el desempeño de cargo o empleo público y a una multa de 9,9 millones de euros por los delitos de de prevaricación, cohecho pasivo, blanqueo de capitales, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, contra la Hacienda pública, y fraude de subvenciones.

Un juicio en la Audiencia Provincial de Zaragoza que ha tenido siete años de instrucción y ha sentado a 40 personas en el banquillo en tres meses, entre ellos el exmarido de la alcaldesa, y su hijo, además de varios cargos públicos y empleados del Ayuntamiento, de los que han sido condenado 29 a pagar multas que ascienden a 44 millones de euros.

La Muela es ahora una población con una deuda pública que intenta reducir el agujero de 16 millones de euros que aún debe, con todas las instalaciones en bajo rendimiento y más de una urbanización inacabada.