Información sobre vivienda y economía

En España hay unas 90.000 viviendas okupadas

Autor: Redacción

La okupación ilegal de viviendas está a la orden del día en España y es un quebradero de cabeza para los propietarios de esos inmuebles. Unos dueños que en muchos casos son bancos.

Según publica el diario Expansión, en nuestro país hay entre 85.000 y 90.000 viviendas okupadas, de las que más de tres cuartas partes son propiedad del sector financiero. Al menos 70.000 pisos en manos de las entidades están habitados de forma ilegal.

La usurpación de viviendas afecta sobre todo a las grandes entidades. Bankia, por ejemplo, tiene 5.000 casas okupadas, cifra que se reduce a 1.635 en el caso de Popular y que también es importante para BBVA, Santander o Caixabank. Algo más moderadas son las que registran otras entidades como Ibercaja o Kutxabank, que tienen contabilizadas entre 300 y 400 viviendas okupadas cada una.

El propio sector financiero asegura que la mayoría de los casos se dan en Madrid y Barcelona, algo lógico no solo por ser las dos mayores ciudades del país, sino también por sus equipos de Gobierno. Para la banca, la legislación española es demasiado garantista (lo que significa que resta protección al dueño) y, además, muchos Ayuntamientos están siendo muy permisivos con la okupación.

Recientemente, la Delegación del Gobierno en Madrid ha confirmado que la capital cuenta con 2.443 viviendas okupadas. El organismo lleva un año realizando un seguimiento de las casas ocupadas en Madrid, tras las denuncias presentadas por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) por el repunte que habían apreciado en la ocupación de viviendas de manera ilegal.

Para las entidades, que siguen inmersas en un proceso de reducción de costes y búsqueda de mayores ingresos, las usurpaciones tienen un impacto muy elevado en el valor de los activos: en muchos casos puede llegar a reducirlo a menos de la mitad, tal y como afirma el diario económico.

Para un particular el impacto no es menor: según explicó la firma Pluslegal Abogados a idealista/news, desalojar a un okupa puede conllevar un periodo de ocho meses y costar de media de 2.100 euros (entre el abogado, el procurador, el cerrajero…) más el dinero que deja de percibirse por la explotación de la casa y más la reparación de los desperfectos, ya que en general suelen dejar la vivienda inhabitable.