Información sobre vivienda y economía

La mitad del valor de una casa de lujo en Barcelona depende de las vistas

Autor: Redacción

En una vivienda de lujo son más importantes las vistas que una buena distribución o un tamaño amplio. Ésta es la conclusión que se extrae del último informe de la inmobiliaria Barnes International, que sostiene que, en el caso de Barcelona, una casa con vistas al mar puede llegar a valer el doble que otra similar que carezca de ellas.

Según la firma, entre el 30% y el 50% del valor de un inmueble de alto standing depende del factor vistas, sobre todo cuando el potencial comprador de la propiedad es de origen extranjero.

“Nuestros compradores quieren ver hecha realidad su visión idealizada de Barcelona. Para ellos la ciudad es belleza, arte, sol y mar. Vienen por eso, por lo que su vivienda tiene que reunir esos requisitos de exclusividad”, afirma Emmanuel Virgoulay, socio de Barnes International en el mercado español.

En su opinión, la orientación sur con vistas al Mediterráneo es la característica más demandada por los demandantes de un inmueble de lujo en la Ciudad Condal.

No obstante, no es el único factor importante. También son importantes otros como la ubicación, el tamaño, la distribución, el estado de conservación (si necesita o no reformas) y los gastos de mantenimiento, así como el momento que vive el mercado inmobiliario en el momento de negociar la operación de compraventa.

Actualmente, la capital catalana cuenta con unas 600 propiedades con un valor superior a los 2 millones de euros, y la mitad de ellas se encuentran en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi (50,1%). Las siguientes zonas con mayor número de viviendas de lujo son el Eixample (17,1%), con 102 Les Corts (17%), con 42 Ciutat Vella (7%), con 27 Sant Martí (4,5%), con 14 Gràcia (2,3%), con 9 Sants-Montjüic (1,5%) y con 2 Horta Guinardó (0,5%).  

Además, añade el estudio, el tamaño de los pisos de lujo está entre 150 m2 y 350 m2, mientras que el de las casas oscila 400 m2 y 1.000 m2de superficie construida, a los que habría que sumar el resto del terreno de la finca. Este tipo de propiedades suelen contar con un gran salón comedor, hasta 5 habitaciones, tres baños, ascensor, techos altos, amplia terraza, buen aislamiento acústico, mucha luz, servicio de conserje y plaza de garaje. También es frecuente disponer de sistemas de alta seguridad, e incluso servicio de vigilancia 24 horas.