Información sobre vivienda y economía

Kutxabank, absuelto en un caso de entrega de cantidades para comprar una casa sobre plano

Autor: Redacción

El Tribunal Supremo ha eximido de responsabilidad a Kutxabank en un caso de entrega de cantidades a cuenta para la compra de una vivienda sobre plano en Burgos que no se entregó en plazo. El Alto Tribunal considera que el banco debe ser absuelto porque cumplió con todo lo que era exigible y con la ley: apertura de una cuenta especial debidamente garantizada. La promotora es la condenada. 

La sentencia, cuyo ponente ha sido el Presidente, D. Francisco Marín Castán, ha dado la razón al banco. El procedimiento traía causa de la demanda planteada por el comprador de una vivienda sobre plano sometida al régimen de la Ley 57/1968, de 27 de julio, sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas, por incumplir la promotora su obligación de entregar la vivienda en plazo. 

El comprador demandó a la promotora y también al banco. En primera instancia se consideró que la entidad de crédito no tenía obligación de responder solidariamente de las cantidades entregadas a cuenta por el comprador, mientras que la audiencia provincial de Burgos entendió que sí debía de responder. En concreto, se discute en casación si Kutxabank debe de responder solidariamente con la vendedora-promotora, de la devolución de las cantidades anticipadas pese a haber abierto la cuenta especial prevista en dicha ley, en concreto si esa cuenta especial estaba o no debidamente garantizada. 

El Supremo absuelve a la entidad y condena a la promotora. Considera que la entidad bancaria abrió la cuenta especial de la promotora legalmente exigida para el ingreso de las cantidades anticipadas por los compradores y que esta cuenta se encontraba garantizada mediante una póliza colectiva de afianzamiento suscrita por la promotora y una aseguradora, a quien el banco comunicó la apertura de la cuenta especial, por lo que no incurrió en la responsabilidad del art. 1-2.ª de la Ley 57/1968, pues cumplió con todo aquello que le era exigible.

Además, declara la sala que no cabe argumentar que la compañía de seguros anunciase que iba a proceder a la anulación de la póliza en un plazo de 30 días naturales porque, además de no constar destinatario en el documento en que se hace dicho anuncio, el mismo carece de fecha, por lo que no hay razón alguna para entender que el banco recibiera dicho anuncio antes de admitir ingresos a cuenta del comprador demandante. 

A estos argumentos suma la sala que treinta pagos mensuales a cuenta no fueron ingresados ni en la cuenta especial ni en ninguna otra de Kutxabank además de que, conforme a su doctrina, no cabe negar la eficacia de una póliza colectiva de afianzamiento por no haberse emitido los certificados o pólizas individuales. En definitiva, la responsabilidad de la entidad bancaria se limita al cumplimiento de las obligaciones que le impone el art. 1-2.ª de la Ley 57/1968 y no cabe declarar que siempre tenga que actuar como garante del avalista o del asegurador.