Información sobre vivienda y economía

El Ayuntamiento de Barcelona crea un decreto para expropiar solares que lleven dos años vacíos y levantar VPO

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons
Autor: Redacción

Dos años. Este es el plazo que ha marcado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para expropiar un solar vacío que esté sin construir. El consistorio ha firmado un decreto que podría entrar en acción en 2020, tal y como  ha explicado este lunes la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz.

Tras la firma del decreto, deberá aprobarse definitivamente la modificación del Plan General Metropolitano (MPGM) para extender el derecho de tanteo y retracto a toda la ciudad, algo que podría ocurrir a finales de año, y después empezarían a contar los dos años de los solares vacíos, que empezarían a vencer a finales de 2020 o principios de 2021, ha detallado este martes en rueda de prensa.

Para poder llevar a cabo esta actuación, los solares vacíos se inscribirán en el registro cuando lleven dos sin sufrir ninguna modificación. En ese momento, el Ayuntamiento podrá iniciar el proceso de expropiación para construir vivienda pública, ha concretado Sanz, que ha resaltado que la Ley de Urbanismo de Catalunya ya establece la posibilidad de impulsar herramientas de este tipo.

Los dos años será el tiempo general para ejecutar actuaciones en solares en toda la ciudad, aunque podrán establecerse otros plazos en planteamientos urbanísticos en función del caso y las circunstancias.

El Ayuntamiento hará una radiografía de los solares vacíos de la ciudad, que podría estar lista en otoño. Según Sanz “otras ciudades disponen de herramientas similares, como Valencia”, y ha destacado que “no puede ser que en Barcelona haya terrenos privados vacíos sin uso y se utilicen a menudo para especular”.

Tal y como han explicado desde el consistorio a idealista/news, el plazo será de dos año “porque así lo marca la ley de urbanismo; nosotros sólo hemos activado una herramienta que estaba, pero que no se había utilizado hasta ahora”.

En cuanto a por qué sólo se aplicará en el sector privado, el Ayuntamiento de Barcelona explica que “todos los solares públicos están activos, pero los plazos para poder llevar a cabo proyectos en estos suelos se extienden hasta los cuatro años, mientras que para un privado los plazos son, de media, de dos años”.

Incumplimientos de rehabilitaciones

Además, en consistorio también actuará en contra del incumplimientos de órdenes de ejecución de obras de conservación o rehabilitación por seguridad o por protección de patrimonio arquitectónico y cultural: si en dos años no se realizan, las ejecutará el Ayuntamiento, que podrá o bien cobrar los trabajos a la propiedad o bien expropiar el edificio.