Información sobre vivienda y economía

Barcelona sigue probando el modelo de vivienda cooperativa con una nueva promoción

La Balma
La Balma
Autor: Redacción

Barcelona continúa apostando por la vivienda cooperativa. El pasado 26 de septiembre se pusieron en marcha las obras de construcción de las viviendas cooperativas de la Balma, situadas en la calle Espronceda y sobre un suelo en cesión de uso propiedad del Ayuntamiento de Barcelona. El edificio contará con 20 pisos, de los cuales se destinará uno como piso puente para unidades de convivencia en proceso de reinserción social. El presupuesto para levantar este proyecto roza los dos millones de euros.

La peculiaridad de Balma es que creará “algo que hoy no existe, un parque público de vivienda de alquiler”, según fuentes del Ayuntamiento de Barcelona. “El ayuntamiento seguirá impulsando proyectos similares, ya que la alianza de la administración pública y las cooperativas permitirá romper la lógica de la economía neoliberal que promueve el individualismo y el máximo beneficio a través del endeudamiento de las personas”, dicen.

El de Balma será el primero de los proyectos ganadores de concurso que el Ayuntamiento de Barcelona hizo en 2016 de solares municipales destinados a vivienda cooperativa en cesión de uso que empieza a construirse. Se espera que el edificio esté finalizado en 18 meses, cuando los vecinos podrán instalarse.

El edificio proyectado en la propuesta conjunta de Sostre Cívic y la cooperativa La Boqueria consta de 20 viviendas de las cuales una será un piso puente para unidades de convivencia en proceso de reinserción social. El proyecto estará financiado por Fiare Banca Ética.

Los espacios comunes y de transición están diseñados para incentivar las relaciones humanas, los encuentros esporádicos y las actividades de la cooperativa en todo el edificio. Así, la planta baja contará con espacios comunes como plazas para bicicletas, vestíbulo y un espacio para entidades.

Por su parte, la primera planta tendrá una cocina comedor que ocupa el espacio de otra vivienda y una sala polivalente de doble altura, mientras que el resto de plantas están diseñadas para potenciar la circulación interna. La cubierta del edificio será un espacio de descanso y ocio con zonas de sombra y huertos productivos.

El nuevo edificio deberá integrarse en la vida del barrio y no aislarse, por eso, la cooperativa quiere compartir espacios con los vecinos y abrirá la fachada principal y los espacios comunes al parque y zonas verdes del Camí antic de València.

El edificio está diseñado para conseguir una reducción de la demanda en todos los consumos energéticos, y contará con una sección cambiante para poder ofrecer unas condiciones óptimas a todos los habitantes y las diferentes condiciones de cada planta.

Covivienda en Barcelona

En los últimos años, Barcelona ha apostado por impulsar el modelo de covivienda como una alternativa viable para incrementar el parque de vivienda asequible. El Ayuntamiento de Barcelona ya ha invertido 10,6 millones de euros en los primeros proyectos de covivienda que se llevan a cabo en suelo público y quiere seguir apostando por este modelo.

Actualmente, en Barcelona hay seis proyectos de covivienda en marcha: en el número 49 de la calle Princesa, impulsado por la cooperativa Sostre Cívic; en el número 83 de la calle Constitución, impulsado por La Borda; en el 131 de calle Espronceda, también liderada por Sostre Civic; en el número 26 de la calle Ulldecona, impulsada por la cooperativa Llar Jove Prat Roig; en el número 2 de Plan de los Cerezo, impulsado por Sostre Civic y en el número 11 de Joan de Borbó, en Ciutat Vella, impulsada por la cooperativa La Xarxaire.

Si quieres conocer más a fondo como es un edificio de estas características, Idealista/news tuvo la oportunidad de visitar uno de los proyectos de vivienda cooperativa en Barcelona, La Borda.