Información sobre vivienda y economía

De solar a comuna: así es el primer edificio de covivienda de Barcelona

En medio de uno de los barrios más tradicionales de Barcelona, Sants, se levanta el primer edificio de covivienda de Barcelona. Llama la atención su estructura, toda de madera y abierta a la calle. Con la palabra “comunidad” por bandera, en las próximas semanas empezarán a vivir en él unas sesenta personas, que convivirán en las 24 viviendas que se han levantado en el ya desaparecido complejo industrial de Can Batlló, en un solar cedido por su propietario, el Ayuntamiento de Barcelona, para sus próximos 75 años. 

Lo que más llama la atención una vez llegas al edificio es su patio interior, el corazón del inmueble y que evoca a comunidad, a compartir todo entre los que habitarán estos pisos. “La idea no es sólo vivir, sino convivir: todos tenemos una cultura social, de economía compartida, y hemos participado en diversos proyectos similares a La Borda”, explica Joan Guall, uno de los responsables del proyecto y futuro habitante.

Cada planta del edificio, con cuatro viviendas por nivel, están comunicadas por un balcón a modo de pasillo que muestra el gran patio interior. Los pisos tienen entre 40 m2 y 75 m2, y están equipados con una cocina, un lavabo y distintas estancias, según el tipo de piso. Las puertas de entrada son transparentes, algo que hace aún más latente y evidente el ‘leit motiv’ de La Borda.

El olor a madera acompaña al visitante hasta la séptima planta, donde hay un invernadero y una gran terraza, también de uso común. “Lo que diferencia este proyecto de otros ya construidos bajo el modelo de cooperativa es que el grupo de personas que vivirán en él han diseñado el edificio y ellos mismos lo autogestionan”, sostiene Guall.

Uno de los aspectos más importantes de La Borda será la convivencia. Cada mes habrá asambleas, tanto generales como de líderes de cada comisión (economía, jurídico o comunicación, por ejemplo).

Las personas que llenarán los pisos de este proyecto serán  jubilados (habrá cinco pisos ocupados por personas de más de sesenta), pero el perfil más común serán jóvenes de entre 30 y 45 años. “Uno de los objetivos es hacer de esto una gran familia, por eso mismo se ha propuesto que la vida sea totalmente en común y que el cuidado de niños y personas mayores recaiga en la comunidad, no sólo en el núcleo familiar”, sostiene Guall, que añade que esto “ayudará a la conciliación familiar”.

¿Cuánto cuesta vivir en un edificio de covivienda?

Tener un apartamento en un edificio de covivienda no es algo al alcance de todo el mundo, tanto cultural como económicamente. “El primer paso era hacer un pago de 18.500 euros por piso, y luego el alquiler mensual, que va desde los 450 euros para los pisos más pequeños hasta los 650 euros para los de mayor tamaño”.

Los 18.500 euros se le retornará a los socios habitantes tras su marcha del piso. Un 15% del total, alrededor de 350.000 euros se ha financiado con donaciones de personas próximas a la cooperativa La Borda.

Eso sí, los inquilinos ni compran ni alquilan, sino que viviran bajo el derecho de uso. Se trata de un modelo habitacional más asequible que está ampliamente desarrollado en los países nórdicos y que en España comienza tímidamente a desarrollarse. La cooperativa Sostre Civic fue una de las pioneras en España en levantar viviendas donde el cooperativista no compra la vivienda ni tampoco la alquila, sino que lo que hace es pagar una cuota mensual más económica por ser usuario de la casa de manera indefinida, tal y como explicó idealista/news en 2015. La ley que lo ampara es el Código Civil.

El resto del pago, 1,8 millones de euros, se divide en dos tramos: por una parte, un crédito a cargo de Coop57, una cooperativa de servicios financieros éticos y solidarios, y otra parte a través de 800 emisiones de tipo participativo de 1.000 euros que se recuperará a tres años vista y con una remuneración anual del 2,5%, tal y como adelantó idealista/news en febrero del año pasado.

Covivienda en Barcelona

En los últimos años, Barcelona ha apostado por impulsar el modelo de covivienda como una alternativa viable para incrementar el parque de vivienda asequible. El Ayuntamiento de Barcelona ya ha invertido 10,6 millones de euros en los primeros proyectos de covivienda que se llevan a cabo en suelo público y quiere seguir apostando por este modelo.

Actualmente, en Barcelona hay seis proyectos de covivienda en marcha: en el número 49 de la calle Princesa, impulsado por la cooperativa Sostre Cívic; en el número 83 de la calle Constitución, impulsado por La Borda; en el 131 de calle Espronceda, también liderada por Sostre Civic; en el número 26 de la calle Ulldecona, impulsada por la cooperativa Llar Jove Prat Roig; en el número 2 de Plan de los Cerezo, impulsado por Sostre Civis y en el número 11 de Joan de Borbó, en Ciutat Vella, impulsada por la cooperativa La Xarxaire.

Ver más noticias de: 
BarcelonaCooperativa de vivienda