Información sobre vivienda y economía

Los factores a tener en cuenta para que la venta de tu casa no sea un fracaso

Autor: Redacción

A la hora de poner una vivienda a la venta en el mercado hay que tener en cuenta algunos elementos de la propia casa que pueden influir en el resultado final de la operación. La ubicación y el precio de salida son los principales factores para atraer a los interesados, pero también influye el estado de conservación de la vivienda o si se ha producido un hecho lúgubre en el hogar, entre otros.

Los agentes inmobiliarios de EEUU han ofrecido un listado de los factores que hacen invendible una casa. Desde un precio de salida inadecuado, hasta tener una ubicación poco deseable, pasando por los malos olores o una decoración antigua.

  1. Una mala ubicación. Tener la vivienda cerca de un aeropuerto, de una línea de alta tensión, en una calle con mucho tráfico o debajo de una discoteca puede plantear problemas a la hora de venderla. “La ubicación es un factor enorme”, afirman los agentes inmobiliarios. "Una mala ubicación solo se puede corregir bajando su precio".
  2. Un precio poco realista. Cuando una casa no se vende, probablemente sea porque el precio es demasiado alto. “La casa que no se vende es aquella que no tiene el precio correcto”, resumen varios agentes estadounidenses.
  3. Los malos olores. Parece algo nimio, pero los malos olores son una de las razones más comunes para que fracase una operación de compraventa. Y no solo son los malos olores de las tuberías o si los vendedores fuman continuamente en la casa, también influye el cuidado de las mascotas.
  4. La falta de luz natural. Contar principalmente con luz natural o luz artificial es otro factor clave para el éxito de una venta, que sea más o menos deseable y el precio de salida. “La falta de luz puede alejar a los compradores”.
  5. Una muerte en el hogar. A la hora de la venta puede influir en su precio final el conocimiento de un hecho luctuoso en la casa, sobre todo, si ha sido violento.
  6. Una mala arquitectura. Hay factores arquitectónicos que influyen en el momento de presentar la casa, y que no se pueden cambiar, al igual que la ubicación, como tener techos bajos, columnas en malas situaciones o una distribución errónea.
  7. El moho u otros problemas ambientales. Hay otros problemas estructurales que pueden ser un gran factor de influencia en la operación. Tener moho o humedades en la casa pueden echar para atrás la venta.
  8. Los problemas de mantenimiento o estructurales. Pueden dejar la casa fuera del mercado. Una casa descuidada en cuanto a sus reparaciones que nunca se ha reformado puede perder mucho valor en el mercado.
  9. Una decoración anticuada. Una casa mal decorada puede hacer perder el poder de atracción en el mercado, sobre todo en las cocinas y los baños. El propietario debe tener en cuenta que tiene que ofrecer su casa a la venta, como un producto comercial. "Ajustar los pequeños detalles en una casa, incluso si tiene que invertir en algunas actualizaciones, realmente puede aumentar el valor de una casa”
  10. Una casa desordenada. Hay que poner la vivienda en escena para conseguir venderla. A la hora de enseñar la casa, no puedes encontrar ropa tirada por el suelo, u otros enseres desordenados. Es un trabajo de orden y organización, como otro cualquiera.
  11. Vendedores que no cooperan. Si el propietario de la casa contrata a un agente inmobiliario, pero tampoco ayuda en el proceso de venta, puede suponer un hándicap para la operación. "Hacer difícil el trabajo de mostrar la propiedad pueden hacer fracasar la venta”.