Información sobre vivienda y economía

Las barreras del alquiler residencial en España, a examen por Témpore y Servihabitat

Directivos de Servihabitat o Témpore, la socimi de Sareb, han debatido en el marco del Barcelona Meeting Point sobre este negocio.

Servihabitat
Servihabitat

El mercado del alquiler residencial continúa siendo un tema que genera debate, tanto en el sector inmobiliario como en la sociedad. Directivos de Servihabitat o Témpore (socimi de Sareb) han debatido en el marco del Barcelona Meeting Point, el salón inmobiliario de referencia en la capital catalana, sobre el presente y futuro del negocio residencial de alquiler en España.

El pistoletazo de salida lo dio Témpore, haciendo una radiografía de su socimi, que cuenta con 350 millones de euros de valor residencial y una cartera de 2.250 viviendas. “El negocio del alquiler está en pleno apogeo en España: de un 15% del total del parque en alquiler antes de la crisis hemos pasado a que el 23,3% de las viviendas en España estén bajo régimen de alquiler”, explica Nicolás Díaz Saldaña, consejero delegado de Témpore.

“A pesar de la entrada de fondos de inversión en España, el negocio del alquiler sigue principalmente en manos de particulares, sólo controlamos un 4%, que se traduce en 150.000 viviendas”, sostiene, añadiendo que lo que quieren los grupos especializados en vivienda de alquiler es “profesionalizar este negocio”.

Díaz Saldaña ha explicado también que se necesita “seguridad jurídica” y que “estar cambiando la Ley de Arrendamientos Urbanos cada dos por tres no beneficia a nadie”. Según el ejecutivo, se necesitan levantar dos millones de viviendas para satisfacer la demanda, lo que se traduce en 250 millones de euros. “Esto, sin capital internacional no se va a lograr”, sostiene. “La legislación debe buscar un equilibrio entre lo que quiere el inquilino y lo que quiere el propietario”.

Por su parte, Juan Carlos Álvarez, director general del negocio inmobiliario de Servihabitat, asegura que las principales barreras que ha habido históricamente para la inversión privada institucional en el alquiler residencial han sido "el bajo nivel de demanda, la rentabilidad poco atractiva y la complejidad en la gestión de los activos y en la gestión reputacional, pero a día de hoy, se han superado".

Durante su intervención, Álvarez destacó también que "la demanda de viviendas en alquiler en España se ha duplicado en los últimos 20 años, pero todavía no se sitúa a niveles de otros países europeos”, donde la media es de tres millones de viviendas.

Además, los profesionales del sector han aportado ideas con las que se podría hacer frente a la alta demanda: “se calcula que en Barcelona ciudad hay entre 10.000 y 15.000 locales comerciales vacíos.

Una solución efectiva para tener una amplia oferta de alquiler residencial a corto plazo podría ser su reconversión en viviendas residenciales en alquiler. En este punto, las instituciones públicas juegan un fuerte papel para evitar los obstáculos legales que existen actualmente.”