Información sobre vivienda y economía

Una casa prefabricada con todas las comodidades y unas vistas espectaculares a los Alpes austríacos

Sigurd Larsen
Sigurd Larsen
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Austria es un bonito país que todos deberíamos visitar al menos una vez. Su cultura y su historia resulta muy atractiva para conocer bien la Europa moderna. Durante varios siglos este pequeño país centroeuropeo, el decimocuarto por extensión en la Unión Europea (de la que forma parte desde 1995), fue el centro de un gran imperio que reunió dentro de sus fronteras pueblos y naciones muy diversas. Pero si hay un paisaje que todo el mundo asocia a Austria es la de los Alpes.

Los Alpes engloban casi dos tercios de los 83.858 km2 que es Austria. De los ocho países por los que pasa esta impresionante cadena montañosa, es el que posee una mayor parte del total, con un 28,7 % de su extensión. Es, por tanto, que su existencia presencia ha sido uno de los factores que han marcado el pasado, el presente y, probablemente, el futuro del país, y no deja de ser lógico que se establezca esta íntima relación en el imaginario colectivo.

A pesar de esta larga tradición entre el pueblo austriaco y su más famoso paisaje, el asentamiento en algunas zonas resulta muy complicado, como consecuencia de sus características morfológicas y climatológicas, desde largos inviernos que frenan la construcción hasta empinadas carreteras de montaña que pueden obstaculizar la entrega de maquinaria y materiales. Construir aquí no deja de ser un auténtico reto que muchos arquitectos han tratado de superar, con desigual éxito.

Uno de los que han tratado de superar los obstáculos ha sido Sigurd Larsen. Para hacerlo, este arquitecto danés, prefirió no luchar contra los elementos, y en lugar de construir la casa en la zona, optó por fabricar algunos de sus elementos en una fábrica, y evitar exponerse a las inclemencias del clima invernal alpino. De esta forma se fabricaron las paredes y el techo del edificio, que después se ensamblaron en el territorio en tan solo doce horas. El resultado es una casa prefabricada que ha recibido el nombre, muy explícito, de The Mountain House.

La casa, construida para dos maestros en el pueblo cercano y sus hijos, se diseñó alrededor de un paisaje bastante extremo, gracias a lo cual, desde el primer pis se han logrado unas magníficas vistas panorámicas de la ladera y el valle desde abajo, mientras que en el segundo se pueden observar las montañas circundantes.

En lugar de traer equipos de movimiento de tierra para crear un sitio de construcción plano, Larsen diseñó la casa en armonía con la pendiente natural de la colina. La intención era fabricar una casa normal, sin grandes estridencias, pero que fuese elegante al tiempo que encajaba en el entorno. Esta estructura en voladizo también proporcionó un espacio único para una cocina en el primer piso, que el arquitecto enfundó en vidrio en tres lados, para crear la sensación de abertura al exterior.

El exterior está revestido con madera de alerce de origen local teñida de gris oscuro, lo que ha ayudado a lograr ese objetivo de elegancia y sofisticación, a la vez que transmite una sensación acogedora de cabina dentro y fuera. El piso inferior está revestido con paneles de piso a techo. Estas fachadas acristaladas permiten que la familia sienta una fuerte conexión con el entorno natural. Además, la casa cuenta con una terraza al aire libre que está cubierta por el piso superior, creando un lugar sereno al aire libre para disfrutar de las vistas y el aire fresco de la montaña.

En todo el interior, el material predominante es la madera natural para el piso y las paredes, creando de esta forma un espacio natural y minimalista. Como otro de los objetivos era resaltar las vistas, se optó por no recargar con elementos innecesarios, por lo que el mobiliario es escaso, aunque eficiente en cuanto a la gestión del espacio. Gran parte de este mobiliario fue creado arquitectos por leñadores locales, como creen varios muebles empotrados, un banco de cocina y una escalera de madera.