Información sobre vivienda y economía

El miedo a la okupación ya es el principal motivo para instalar alarmas en el hogar, según ADT

Desahucio de una vivienda / Gtres
Desahucio de una vivienda / Gtres
Autor: Redacción

Las okupaciones de viviendas están creciendo con fuerza en los últimos años y el temor de los ciudadanos a una usurpación ilegal de su hogar, sobre todo en las segundas residencias, ya es el principal factor para instalar dispositivos de seguridad.

Esta es la teoría que maneja ADT, el proveedor de sistemas de seguridad de alarmas y la unidad de negocio residencial de Johnson Controls Building Technologies & Solutions, que asegura que el miedo a la okupación ya ha superado al temor de un robo a la hora de contar con un sistema de alarmas. 

La compañía recuerda que la Comunidad de Madrid encabeza la lista con mayor okupación de España con cerca de 5.000 viviendas “okupadas”, mientras que Cataluña es la autonomía que registró un mayor número de demandas por okupaciones de viviendas en juzgados de Primera Instancia e Instrucción durante el primer trimestre de 2020, con un total de 203 (lo que representa más del 22% del conjunto del país).

"Hemos observado cómo el motivo principal de contratación de soluciones de seguridad para el hogar ha cambiado. Antes, la causa principal era claramente el miedo al robo, mientras que en los últimos años la preocupación de los clientes se ha enfocado más hacia la amenaza de okupación, afectando principalmente a las segundas viviendas”, asegura José González Osma, director de la Unidad de Negocio Residencial de Johnson Controls, que ha pasado de tener un 40% del total de sus clientes en el área residencial a contar con un 70% en apenas tres años.

El movimiento okupa empezó a hacerse más fuerte cuando estalló la crisis económica y financiera en 2008 y según los datos del portal acierto.com, hace dos años fueron okupadas en España alrededor de 90.000 viviendas, aunque actualmente la cifra ronda las 100.000. Pero en los últimos meses, en plena crisis del coronavirus, "está creciendo el número de okupaciones, generando múltiples problemas para los propietarios y provocando un incremento de la demanda de soluciones de seguridad para el hogar", puntualizan desde ADT.

Según publica el diario Libre Mercado, se han registrado 1.695 denuncias por okupación entre el 14 de marzo y el 31 de mayo (esto es, en pleno estado de alarma), frente a las 1.149 registradas en el mismo periodo del año pasado. Y uno de los casos más recientes es el de la okupación de un chalet de 12 habitaciones en Jávea (Alicante), cuya propiedad está en manos de una familia británica.

También se ha conocido un caso curioso en Lugo, donde cinco okupas de una vivienda del barrio de A Milagrosa llamaron a la Policía para que echara a los familiares de los propietarios de la vivienda porque tenían "miedo" y “les molestaban”. La okupación se produjo a finales de junio.

Con estas cifras sobre la mesa, están proliferando soluciones que permiten el control total del hogar desde los dispositivos móviles, visualizar lo que sucede en la vivienda, así como encender y apagar las luces o la alarma. Además, estos sistemas de seguridad están conectados las 24 horas al día con los cuerpos de seguridad del Estado y servicios de emergencias.

Incluso han surgido alarmas específicas 'antiokupas', producto que comercializan diferentes compañías en el mercado y que cuestan a partir de 20 euros al mes, dependiendo de factores como la superficie de la vivienda o el sistema elegido.