Información sobre vivienda y economía

Esta casa de diseño en Barcelona con vistas al Mediterráneo mezcla estilos decorativos

Eugeni Pons
Eugeni Pons
Autor: Redacción

Esta casa situada en Cabrera de Mar, en la provincia de Barcelona, es todo un icono del estilo de vida mediterráneo. Las vistas al mar, el protagonismo de la luz natural y la apuesta por los tonos claros es lo esencial de la vivienda unifamiliar diseñada por el estudio de interiorismo Alex March, y en la que encontramos objetos decorativos de diferentes épocas y distintas partes del mundo.

Con dos plantas y un garaje subterráneo, esta casa de diseño tiene una doble fachada (norte y sur), que permite que la luz fluya en todas las estancias y, además, que exista una ventilación cruzada, lo que reduce el consumo energético. En la primera planta se encuentra el salón-comedor, que tiene salida a la terraza, un aseo y una cocina con salida al patio exterior.

A pesar de que los tonos claros son la base decorativa, algunos elementos decorativos aportan el color y la originalidad. En el salón, por ejemplo, destaca una butaca y una lámpara de color amarillo, que combinan con la alfombra mostaza del comedor, y que rompen con las paredes blancas y la apuesta de los muebles en madera. En la cocina, en cambio, la puerta corredera de hierro negro y vidrio armado es la que rompe con el mobiliario. En las escaleras también encontramos elementos en tonos negros que contrastan con paredes y suelos.

También destacan los objetos decorativos de diferentes estilos. Jarrones, esculturas y cuadros de diseño francés, sueco o alemán de los años 50, 60 y 80 se mezclan con otras piezas actuales, como fotografías enmarcadas. Para dar un toque ‘vintage’, el estudio ha apostado por unos radiadores blancos de estilo de hierro y con patas.

En la planta superior de la casa están las habitaciones, que siguen un diseño minimalista. Según explica el estudio de interiorismo, el mobiliario se ha realizado a medida, utilizando maderas nobles de roble y se han escogido piezas icónicas de diseño. Además, destacan las vistas al Mediterráneo.

La zona exterior está pensada para el relax y el ocio, con un pavimento verde que emula la naturaleza unas paredes y jardineras de estuco ibicenco de color blanco, típicos de la zona mediterránea, con una malla que difumina la luz del sol. El mobiliario exterior es de bambú, estilo vintage, que rompe con la tapicería de motivos vegetales.