Información sobre vivienda y economía

Cinco cosas que deberías saber sobre el suelo radiante antes de instalarlo

Foto: Unsplash
Foto: Unsplash
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Parece que no, a tenor de las temperaturas, pero el frío se acerca y quizás te estés planteando cambiar tu sistema de climatización y estés valorando un suelo radiante. ¿Te suena? Lo primero que debes saber es que no es viable instalarlo en todos los suelos, solo en algunos, pero comencemos por la pregunta principal, ¿en qué consiste este tipo de suelo?

“Se trata de colocar un panel aislante sobre el forjado de la casa (el forjado es el elemento de hormigón que está por debajo de las baldosas del suelo). En dicho panel se fijan las tuberías convenientemente separadas. Estas tuberías parten de unos colectores de distribución, que son como armarios. Allí llegan todos los tubos. Este armario suele ir oculto en algún lugar de la vivienda”, comenta Pablo García, de Atrezo Arquitectos.

Una vez se llenan los circuitos de agua se vierte el mortero encima del panel aislante y encima se colocará el suelo de la casa. Para separar esta losa de la pared, se dispone de unas bandas perimetrales también aislantes. “El objetivo es que el calor o el frío suba y no baje a nuestro vecino”, aclara.

¿Se puede instalar en todos los suelos?

No. necesitan tener inercia térmica, que es la capacidad de conservar la energía térmica e ir liberándola progresivamente. “Por ejemplo, no funcionaría bien bajo un suelo de parquet pero si bajo un suelo de mármol o de baldosa porcelánica. De todas formas cada vez salen más sistemas que permiten más tipos de suelos”, añade el experto.

Además hay que tener en cuenta que se necesita levantar el suelo existente o instalarlo sobre el mismo, y eso supone unos 8-10 centímetros. Y se requiere de un espacio donde colocar la máquina de aerotermia, que es la encargada de producir el frío y el calor. “Sus dimensiones dependen del área que queramos climatizar y además debe estar en contacto con el exterior”.

Dependiendo de la ubicación de la casa, puede ser efectivo o no

También, el aislamiento de la casa y su ubicación influirá para estimar si este sistema será efectivo o no. Es decir, en la ubicación por ejemplo depende de si es un ático, una entreplanta o si está orientada al sur o al norte. Otra cosa que hay que valorar es que necesitarás de unos pequeños armarios, de unos 60 cm. de alto con un fondo de 15 cm. aproximadamente, para alojar los colectores. “En cada caso se requiere de un estudio previo”, dice García.

¿Cuáles son las ventajas?

Al ser un sistema de climatización invisible, permite espacios diáfanos y depurados. “En viviendas pequeñas permite liberar toda las paredes y subir el falso techo si antes existía un sistema de aire”, comenta. Además, como funciona a bajas temperaturas, contribuye a reducir el consumo de energía, ya que distribuye el calor de forma homogénea. “Es más saludable que otros, ya que no produce corrientes de aire y reduce la sequedad. Es también mucho más sostenible y respetuoso con el medio ambiente”, añade.

¿Y las desventajas?

Supone una alta inversión inicial, ya que el precio del suelo radiante es más caro que el del resto de sistemas (unos 100 euros por metro cuadrado): “Aunque la inversión se rentabiliza en el corto plazo”.

Otra desventaja: al ser un sistema oculto, si aparece un problema en el circuito se debe levantar el suelo, aunque solo en la zona afectada.

Y la última: “Al usar temperaturas más bajas de agua, se necesita de un tiempo mayor para climatizar la vivienda. Y necesita estar funcionando más horas”, finaliza.