Información sobre vivienda y economía
Parque Arqueológico de Carranque
Parque Arqueológico de Carranque

Desde suelo radiante a agua corriente: así era una casa romana en España hace 1.600 años

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

A pocos kilómetros de Toledo, está Carranque, un pueblo que tiene una joya arquitectónica: la casa de un aristócrata hispano del siglo IV con todas las comodidades de hoy. ¿Es posible que los romanos ya usaran calefacción radiante? La villa romana de Carranque se conserva en tan buen estado, que se puede ver este sistema de calefacción que permitía radiar calor desde el suelo a toda la casa, o más bien, a la villa.

Porque esta joya arquitectónica construida en el 400 después de Cristo es un modelo de tecnologías avanzadas. Por ejemplo, usaba dos hornos exteriores, llamados hipocausto, que calentaban el aire, y lo hacían pasar por debajo de la casa a través de un falso suelo sostenido por pilastras.

Hoy se puede ver la construcción de ese sistema basado en aire caliente, pues el suelo ha perdido parte de su sustento. Además, tenía agua corriente que provenía del río Guadarrama, y que llegaba a la villa noble a través de un sistema de canales.

Estudio Villanueva
Estudio Villanueva

La villa de Carranque era de un patricio romano llamado Materno. Se cree que fue construida a mitad del siglo IV después de Cristo, y está compuesta por cuatro estructuras: el pallatium o basílica, que tenía la misión de recibir visitas importantes; el mausoleo, que también se llama ninfeo, para albergar difuntos; la residencia de Materno; y los molinos y represas.

Todo ese conjunto estaba bajo tierra desde hacía siglos hasta que un día de 1983, el joven Samuel López se topó con trozos de mosaicos. Así contaba el descubrimiento. “En la mañana del 23 de julio de 1983, ocurrió el milagro. Bajo la paja del rastrojo, vi unas teselas sueltas y encontré unos trozos de mosaico que el arado había arrancado. Con un palo comencé a arañar el suelo y, en seguida, apareció el resto del mosaico. Estaba allí, a tan solo diez centímetros de profundidad”.

Parque Arqueológico de Carranque
Parque Arqueológico de Carranque

López avisó al museo de Toledo quien le confirmó que se trataba de una villa romana muy antigua, quizá con mas de mil setecientos años de antigüedad. Las obras se empezaron en 1985 hasta 2003, gracias a las cuales se fueron descubriendo los tesoros de la villa. Por ejemplo, la villa está construida con varios materiales entre los que se incluyen 39 tipos de mármoles, la mayor parte traídos de fuera de la península ibérica, como Egipto.

La villa, de 1.600 metros cuadrados, está decorada con mosaicos, que aparecen por toda la estancia, y que reproducen figuras geométricas o escenas de dioses. Las paredes son de estuco con motivos vegetales y animales. Se accedía a través de un porche porticado, y todo el conjunto estaba sustentado por columnas de ladrillo. Contaba con dormitorios con antesala, salón para recibir visitas, y además biblioteca, habitaciones para siervos y bodegas.

Estudio Villanueva
Estudio Villanueva

En la villa se fabricaba aceite y vino, y todo hace pensar que gozó de un periodo de esplendor  decayó. Pero en tiempos de los visigodos se convirtió en una iglesia. Del paso de los musulmanes solo se retienen cerámicas y una inscripción en una columna. Más tarde, tras la reconquista pasó a ser un monasterio que se menciona en algunos documento históricos, pero llegó un momento en que todo su rastro se desvaneció.

Gracias al hallazgo de Samuel López hoy se puede visitar este centro arqueológico que demuestra que los hispanos de hace 16 siglos, vivían mucho mejor que mucho los españoles de hoy.  Se puede ver en la página web del parque arqueológico de Carranque, de donde son las imágenes de este reportaje.

Parque Arqueológico de Carranque
Parque Arqueológico de Carranque
Publicidad

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail