Información sobre vivienda y economía

Encuentran restos de una casa romana y otras joyas arqueológicas en el centro de Badalona

Mosaico hallado en el lateral de la C-31. Fuente: Ajuntament de Badalona / Creative commons
Mosaico hallado en el lateral de la C-31. Fuente: Ajuntament de Badalona / Creative commons

Te propones mejorar el lateral de la C-31, la carretera que divide la ciudad, empiezas a excavar y ¿qué es eso? le sacas el polvo y ¡eureka! das con lo que podría ser la casa de algún romano en perfecta conservación. Desde que el Ayuntamiento de Badalona (Barcelona) empezara las obras para la mejora de la carretera descubrieron restos de su necrópolis romana y esta semana han dado con la estructura de Baetulo, la Badalona romana. Una joya de la historia.

Las obras para construir la vía lateral de la C-31, con la intención de descongestionar la autovía costera catalana, se iniciaron el pasado mes de septiembre. La carretera atraviesa la ciudad de Badalona de norte a sur y, aunque no era su intención dar con este tesoro histórico, era fácil encontrar la estructura de ciudad romana sobre la que se construyó Badalona, Baetulo.

Detalle del mosaico. Fuente: Museo de Badalona / Creative commons
Detalle del mosaico. Fuente: Museo de Badalona / Creative commons

El enclave donde han dado con este descubrimiento es el tramo situado entre la avenida Martí Pujol y la avenida del President Lluís Companys, un espacio que queda dentro de la necrópolis de Baetulo, declarada Bien de Interés Cultural por el Patrimonio histórico de España. En los inicios de las excavaciones dieron con ya con el primer hallazgo: tres fosas con restos humanos. Los esqueletos fueron trasladados al depósito arqueológico de Zona Franca (Barcelona) y las obras de la C-31 se ralentizaron para trabajar con los restos de la civilización romana.

Las obras se iniciaron con la intención de enlazar los diferentes barrios de Badalona, un reclamo de los vecinos desde hace años. Algunos tramos ya están finalizados, otros van más lentos por gestión vecinal o, como en este caso, porque los trabajos arqueológicos han interrumpido la construcción vial. 

Estructura de la domus hallada. Fuente: Ajuntament de Badalona / Creative commons
Estructura de la domus hallada. Fuente: Ajuntament de Badalona / Creative commons

Una vez dieron con este descubrimiento, el departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, propietario de la autovía, dio permiso al Ayuntamiento de Badalona para ejecutar la intervención arqueológica, bajo la supervisión de la dirección general de Patrimonio de la Generalitat y el Museo de Badalona. A raíz de estos trabajos, se intuye que la estructura urbanística de la ciudad que es más extensa de lo que se sabía hasta la fecha y, también conocer su evolución histórica, la mejor documentación para entender su propio pasado. 

Gracias a los nuevos restos localizados se confirma la ocupación de la colina de Rosés del siglo I aC hasta el siglo IV aC. Destaca, también, el descubrimiento del colector del cardo maximus que demostraría que Baetulo ocupó más territorio de lo que se le adjudicó en anteriores descubrimientos. Falta por confirmar si parte de la muralla que fortificaba Baetulo puede encontrarse en un punto más elevado de esta zona.

Entre los últimos hallazgos, han encontrado un domus que cuenta con un mosaico en perfecto estado. Está compuesto por dos colores: mármol blanco y piezas de pizarra (negra). También, han localizado numerosas habitaciones, algunas pavimentadas con más mosaicos vistosos, pinturas murales y magníficos diseños. Incluso han aparecido espacios relacionados con actividades artesanales, como las zanjas de viñas de época romana, lo que enlaza la relación de la ciudad con la producción y comercio del vino. Según el Ayuntamiento, sospechan que los restos provengan de la época del emperador Augusto.

La ciudad de Baetulo es anterior a Barcino, la Barcelona romana. Fue fundada alrededor del año 100 aC, mientras que la antigua Barcelona nace como colonia del emperador Augusto, alrededor del año 14 aC. Ya en el siglo XVIII dieron con descubrimientos de lo que fue el pasado romano de la ciudad, pero fue el pasado siglo, en los años 80, cuando se hallaron numerosos retos de la necrópolis.

Durante estos años han hallado verdaderas piezas excepcionales como un edificio termal del siglo I aC que conserva el museo de la ciudad, restos de la muralla que resguardaba a Baetulo, los quicios de la puerta que abría la urbe, la tabula hospitalis o el conducto que les suministraba de agua.