Información sobre vivienda y economía

Ideas de decoración: Elige el mejor diseño para las ventanas de tu casa

MW|Works Architecture+Design
MW|Works Architecture+Design
Autor: houzz

En una casa de obra nueva se puede elegir ubicación, forma y tamaño, pero en una reforma, si quieres cambiar o añadir una ventana, tendrás que tener en cuenta el tipo de vivienda y su estructura. En todos los casos, el objetivo será diseñar una ventana que sirva para ventilar la casa, fácilmente maniobrable y que, además, contribuya al aislamiento térmico y acústico.

Diseña la ventana según la orientación y el clima

Si la orientación de la ventana es sur, hazla grande y aprovecha el sol directo, que se convertirá en fuente de calor gratuita –en climas cálidos, añade toldos y persianas. Al norte, en cambio, conviene que los huecos sean más pequeños –hay que reducir al mínimo las ventanas que abran al oeste, por donde se pone el sol.

Haz un estudio de la fachada

Piensa en la tipología de la casa –aislada, entre medianeras, en planta baja, bloque de pisos– y en su estilo.

  • Casa aislada por los cuatro lados. Si bien la ventana se estudia primero en relación al espacio interior y su función, trata de buscar un diseño que sea proporcional e igual para toda la casa, es decir, que pueda reducirse y ampliarse proporcionalmente.
  • Entre medianeras. Si hay patio, lo ideal sería abrir puertas balconeras para que haya una comunicación más fluida y una visión amplia desde el interior. Si estás reformando la casa, trata de ubicar en esta zona, ambientes de día. ¿Recomendaciones? Sistemas correderos elevables y los plegables, que facilitan el funcionamiento de las aperturas.
  • Si tu casa está en un bloque de varios pisos y no puedes alterar el tamaño ni abrir nuevos huecos en fachada, perfecciona, los sistemas de apertura y perfilerías –ganarás en aislamiento. También puedes cambiar vidrios o elegir un sistema de doble faz, para que por fuera no se altere el aspecto original, pero por dentro tengas el acabado que quieres.

Elige la ubicación más luminosa

Para conseguir interiores más luminosos, pon las ventanas en paredes opuestas o en ángulo, así contarás con distintas calidades de luz y ventilación cruzada. Otra recomendación es que la ventana se sitúe en el eje medio de la habitación y que la diseñes con antepecho bajo: la luz se distribuirá simétricamente y podrás ver a través de ella desde el sofá.

Elegir una ventana rompiendo el ángulo de la esquina es un recurso que puede compensar las limitaciones de una fachada para conseguir luz y vistas. Siempre que sea posible, instala ventanas de suelo a techo –ganas en calidad espacial y ahorras presupuesto.

Da prioridad a diseñar ventanas verticales

La forma más alta que ancha es la opción que más luz capta y la que podrá adaptarse mejor a muros de carga. Para decidir el tamaño, piensa que el hueco será, como mínimo, de una décima parte de la superficie de la habitación.

Piensa la proporción en relación a la fachada

La proporción se tiene que estudiar sobre fachada, pero también en relación al lienzo de pared interior, a la altura y profundidad del ambiente. Una ventana alta y de antepecho bajo o a ras de suelo tendrá un alcance más profundo que una con antepecho de 80 cm o más.

Batiente, corredera, plegable: opta por un sistema de apertura manejable

Es el punto más comprometido, porque una ventana con un sistema de apertura inadecuado se convierte en un problema.

Batiente: ideal para ventanas de una o dos hojas. Tendrás que visualizar el espacio de barrido y si te interesa que abra hacia la derecha o hacia la izquierda.

Corredera: el perfeccionamiento en las juntas entre hojas ha mejorado su aislamiento térmico y acústico, la permeabilidad al aire y la estanqueidad al agua. La de máximo aislamiento es la corredera elevadora. Ideal para espacios amplios.

Basculante, pivotante, proyectante: se mueven en ejes horizontales o verticales dentro del vano, lo que da más opciones para instalarla hacia el interior o el exterior del hueco.

Plegable: sistema ideal para aberturas amplias.

Guillotina: es como una corredera vertical. Perfectas para formatos verticales y estrechos; al igual que las correderas, permiten un control preciso de la ventilación.

Madera, PVC, aluminio: escoge el material de la ventana pensando en el aislamiento y en el estilo

Los dos primeros son aislantes naturales; el tercero, para conseguirlo, debe incorporar rotura de puente térmico.

Estéticamente, la madera aportará naturalidad y calidez; el PVC, por el aspecto y grosor de sus perfiles, es indicado para reemplazar a carpinterías de madera cuando buscamos mantener rasgos clásicos. Por último, el aluminio, se puede usar casi en cualquier estilo.

Otras noticias en Houzz: