Información sobre vivienda y economía

Los factores que debes tener en cuenta a la hora de instalar (y mantener) una piscina en casa

Autor: Redacción

Artículo escrito por la secretaría técnica de la Asociación Española de Profesionales del Sector de la Piscina (ASOFAP)

El verano despierta en nosotros las ganas de disfrutar de la piscina con amigos y familiares. Pero durante todo el año nos hemos olvidado de ella y ahora, cuando más la necesitamos, convertimos ese símbolo de disfrute y diversión en un verdadero dolor de cabeza.

A la hora de acometer un proyecto de una piscina privada, es importante ponerse en manos de expertos. Y es que los profesionales ayudan desde el diseño hasta la construcción completa, puesta en marcha e incluso en el mantenimiento a lo largo de todo el año.

En este artículo compartimos cuáles son los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de acometer un proyecto de una piscina nueva y también a la hora de mantenerla, para que siempre esté a nuestra disposición de forma óptima.

1. La construcción 

En primer lugar, es necesario saber cómo quieres que sea mi piscina. Para ello, es imprescindible conocer varias cosas:

  • Para qué voy a utilizarla
  • De qué espacio dispongo
  • En qué época del año la voy a utilizar

La respuesta a estas preguntas nos va a indicar el tamaño necesario, las características más adecuadas de longitud, anchura, profundidad y también si voy a necesitar climatizarla y/o cubrirla. [Consulta los tipos de piscinas y las tendencias de 2019]

En segundo lugar, con toda esa información, el experto analizará la situación de su parcela y el espacio disponible. Te ayudará a decidir si lo más adecuado es construirla enterrada o elevada (sobre el terreno). Es importante analizar los vientos dominantes, para optimizar la adecuada circulación del agua en el proceso de depuración, pero también hay que determinar la ubicación de los accesos al vaso, la ubicación de las acometidas de luz y agua para instalar los equipos de depuración y también le informará de las posibles restricciones urbanísticas que puedan existir en la zona donde tiene usted la vivienda.

Una vez definidas las características de la piscina, se debe proceder a redactar el correspondiente proyecto técnico para garantizar que la piscina cumple con todas las reglamentaciones y normas técnicas aplicables. Hay múltiples soluciones a la hora de construir una piscina, pero toda la información anterior, junto con las características del terreno y también sus gustos personales, permitirán al especialista ofrecerle la propuesta constructiva más adecuada: piscina prefabricada, construida 'in situ', acabados de gresite, de gres, de poliéster reforzado con fibra de vidrio, de lámina armada.... Todas las soluciones son válidas si se ejecutan adecuadamente por parte de un profesional.

2. La depuración

El agua es el elemento con el que estamos directamente en contacto cuando disfrutamos de nuestra piscina. Por ello es importantísimo mantener su calidad para que no nos afecte negativamente a la salud. El agua debe estar desinfectada, pero también debe tener un poder desinfectante para que pueda neutralizar todas las toxinas que introducimos en ella al utilizarla para el baño.

El agua de la piscina se somete, básicamente, a dos tipos de tratamientos. El primero consiste en un tratamiento físico (filtración) que permita dejar al agua libre de impurezas, haciéndola pasar mediante una bomba a través de un lecho filtrante que las retiene.

El segundo paso, es someterla a un tratamiento químico para garantizar sus parámetros microbiológicos, que deben ser similares a los del agua de red. Para ello es fundamental, antes que nada, asegurar que se mantiene el valor del pH (medida del grado de acidez o alcalinidad del agua) entre 7,2 y 7,6. En ese rango es donde el poder desinfectante de los productos químicos a utilizar (mayoritariamente cloro en forma de distintos compuestos químicos) es más eficaz.

Su asesor le indicará cuál es el tratamiento más adecuado para su piscina. Debe tener en cuenta, entre otros, los siguientes aspectos:

  • Disponibilidad de los productos a utilizar en la fase de mantenimiento/funcionamiento de la piscina.
  • Precio: considerando no sólo la inversión inicial, sino también el coste de mantenimiento anual
  • Complejidad a la hora de efectuar los tratamientos necesarios
  • Otras características propias de la piscina o del agua de suministro a utilizar

3. El mantenimiento

Puedes optar por realizar el mantenimiento tú mismo, o dejarlo en manos de expertos. Sea cual sea la opción elegida, nuestra recomendación es mantener el agua a lo largo de todo el año. Existen numerosos productos en el mercado que, por un coste mínimo, mantienen el agua durante el invierno y permiten su recuperación rápida y económica cuando se inicia la temporada de baño.

Un adecuado mantenimiento mejora la sostenibilidad de su instalación y maximiza su disfrute, mejorando así la “rentabilidad” de su inversión.

4. La sostenibilidad

Su piscina debe ser respetuosa con el medioambiente. Para ello debemos asegurarnos de minimizar su consumo eléctrico, de agua y de productos químicos. Un adecuado dimensionamiento hidráulico del sistema le permitirá conseguir importantes ahorros, mejorando así su economía y también su huella de carbono. 

Con todo, y tanto si desea construir una piscina como si desea únicamente los servicios de mantenimiento, recomendamos ponerse en manos de un experto, como los que puedes encontrar en las empresas de la patronal ASOFAP. Son especialistas de la piscina que conocen bien las últimas tecnologías y también las normativas a cumplir, y su conocimiento y experiencia en el sector te permitirán disfrutar de tu piscina evitando problemas innecesarios.