Información sobre vivienda y economía

Las ventajas de reformar el suelo de madera de casa en vez de cambiarlo por uno nuevo

Es hasta un 40% más barato, se tarda la mitad de tiempo, es más sostenible y limpio y permite cambiar el color o el brillo

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Si estás pensando en cambiar los suelos de madera de casa, puede que te interese conocer las ventajas que tiene su renovación frente a su sustitución completa.

Según explica la empresa familiar Bona, especializada en instalar, mantener y restaurar suelos, la renovación es un proceso más económico y eficaz gracias a la nueva generación de térnicas, máquinas y productos que hay en el mercado. De hecho, la compañía resume en un estudio siete factores para valorar la reforma del suelo en el hogar antes que su cambio, incluso si está muy deteriorado:

1. Más barato. La compañía calcula que renovar el suelo es entre un 30% y un 40% más económico que sustituirlo por uno nuevo. 

2. Más rápido. A pesar de que el tiempo necesario depende del tamaño de la vivienda, para renovar una de unos 100 m2 se necesitan entre dos y tres días, frente a la semana que puede llegar a durar la instalación del nuevo. 

3. Más sostenible. Bona también hace hincapié en que la mejora del suelo de madera existente reduce la huella de carbono. Según un estudio del  Instituto Sueco de Investigación Ambiental, la reducción alcanza el 78% frente a colocar el nuevo. 

4. Menos sucio. Las nuevas máquinas reducen la cantidad de polvo que genera la renovación del suelo, que hasta ahora era uno de los aspectos más negativos a la hora de dar una segunda vida al actual. En este sentido, la compañía sostiene que las nuevas máquinas de lijado y aspiración permiten que la vivienda está libre de polvo en un 99,9%.

5. Dura lo mismo. El estudio también explica que renovar el suelo de madera otorga a la superficie una durabilidad igual de larga que si lo hubiésemos cambiado. "Pensando en un desgaste medio que sufre el suelo de cualquier hogar, estaríamos hablando de aproximadamente 10 años antes de tener que volver a renovarlo", puntualiza.

6. Permite cambiar el estilo. Además de darle una nueva vida, también está la posibilidad de cambiar el color, la textura o el brillo.

7. Menos olor. Al igual que ocurría con el polvo, el olor de los barnices utilizados hace algunos años eran otro de los factores más negativos. Sin embargo, en el mercado hay diferentes barnices formulados al agua, que no tienen olor y sus componentes volátiles son casi inexistentes.