Información sobre vivienda y economía

Lo último en decoración: llegan los ‘cazadores’ de muebles que buscan chollos para tu hogar

La Deco Hunter
La Deco Hunter
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Pueda ser que lo tuyo no sea la decoración porque, no nos engañemos, no a todo el mundo se le da bien. O simplemente, tu apretada agenda no te permite ir dedicando tiempo a “vestir” tu casa como realmente te gustaría. En cualquiera de estos casos entra en acción La Deco Hunter. 

¿De qué estamos hablando? Pues al igual que existen personal shoppers para la moda y para los complementos y los que ayudan a comprar y vender casas, ¿por qué no una figura que se dedique a localizar ese mueble de comedor que viste en casa de aquel conocido y que no tienes tiempo de buscar?

Teresa Serrano ha inventado una nueva profesión: la cazadora de muebles. Esta licenciada en Empresariales que durante años ha trabajado en el sector financiero y residido en diferentes países, dejó los números para dedicarse a otra de sus pasiones: la decoración. Y así creó la empresa Deco Hunter, ofreciendo sus servicios a todos aquellos que quieran localizar un mueble o redecorar un espacio y que, por las razones que sean, no tienen tiempo para hacerlo.

“La idea surgió porque cada vez que venía gente a casa les gustaba mucho la decoración y las piezas que tengo. Además, se sorprendían de que siempre encontrara 'chollos', precios buenos, así que mis amigas empezaron a pedirme que les ayudara a buscar muebles que ellas no sabían dónde encontrar”, nos cuenta desde Nueva York.

El gusto por la decoración no le resultaba ajeno: su madre había estudiado Bellas Artes y decoración: “Tanto ella como yo padecemos la misma enfermedad, cambiamos la decoración de nuestras casas constantemente”, comenta.

¿Cómo funciona el servicio? “Generalmente me contactan por Instagram o por e-mail y me piden o que busque un mueble en particular, o que les ayude a buscar un mueble para alguna zona de la casa para la que no tienen muy claro lo que tienen”, explica.

Lo primero es un proceso más sencillo que generalmente, Serrano soluciona por chat sin necesidad siquiera de llamada telefónica: “Lo primero que les pido es presupuesto, es decir, el precio máximo que quieren pagar y entonces yo ya tengo claro si puedo encontrar o no lo que me están pidiendo porque a veces me envían fotos de muebles carísimos con un presupuesto muy bajo. Esas solicitudes no puedo aceptarlas. Primero, porque sé que es imposible encontrar algo a esos precios y segundo, porque nunca propongo imitaciones”.

Una vez se le abona el servicio (30 euros por mueble), el cliente recibe la foto de la pieza en concreto junto con el link donde puede comprarlo. En el caso de que necesiten varios muebles o asesoramiento para un espacio de la casa, el precio varía y también, la interacción con el cliente, que es más larga: “En una primera aproximación, hablamos de los muebles que están buscando y vemos si tienen un estilo de decoración determinado, el presupuesto, etc. Suelo pedir un vídeo de la estancia que hay que decorar y un plano con medidas. A partir de ahí suelo mandar 'Moodboards' (se trata de una herramienta gráfica con distintas propuestas que se utiliza a menudo en publicidad, diseño de interiores, moda…) con diferentes alternativas y así vamos afinando y eliminando cosas que no gustan. Generalmente ofrezco tres alternativas, pero todo depende de los clientes. Hay gente que se decide enseguida y hay otros a los que les gusta ver más sugerencias”.

Y la distancia física para localizar las piezas no es un problema, puesto que casi todo se puede comprar hoy por internet: “Y, salvo casos excepcionales, se pueden encontrar prácticamente todas las marcas en todos los países”.

¿Cuáles son los pedidos más habituales que recibe? Sobre todo mucho mueble de salón: mesas de centro, lámparas, alfombras, espejos. También para el comedor: mesa, sillas, lámparas de techo. En los dormitorios les suelen reclamar mesitas de noche, lámparas y cortinas. Solo hay dos cosas en las que no entra: “Cocinas y baños, porque creo que no pueden hacerse a distancia”, finaliza Serrano.