Información sobre vivienda y economía

Compost: así lo puedes hacer en casa

Repasamos las claves para hacer abono casero y dar un paso más en el cuidado de las plantas

Compostador Niimaar
Niimaar
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Empecemos por el principio: ¿qué es el compostaje? Hablamos de una técnica que transforma todo tipo de restos orgánicos en un producto que puedes usar como fertilizante y regenerador de suelos: el compost. Millones de hongos y microorganismos descomponen los residuos hasta convertirlos en humus: el resultado es un producto de color oscuro, con aspecto de tierra vegetal.

¿Qué es lo primero que necesitas para hacer compost? Un compostador, que es un recipiente adecuado para ir añadiendo los restos orgánicos. Puedes construir uno, dando una segunda vida a otros objetos como cajas de fruta de madera, tiestos viejos, una jardinera grande que ya no uses… o comprar uno. Si eres muy fashion y te gusta que tu cocina esté a la última, la firma Niimaar dispone de la Biowaste Box, diseñada por Andreu Carulla y fabricada con un compuesto de madera maciza moldeable resistente al agua. La tapa es madera contrachapada de abedul, certificada FSC.

Si reciclas un objeto para utilizarlo como compostador, tienes que hacer unos agujeros en la base y justo encima, poner una primera capa de tierra. Después, otra capa de materiales secos como paja, serrín… Esas primeras capas son las que evitarán que el fondo de tu compostador acabe pudriéndose.

Según vayas añadiendo las materias primas (cáscaras de huevo, peladuras de frutas y verduras, pieles de patatas, posos de café) verás que la mezcla va creciendo. No todo vale para poner en el compostador: por ejemplo, evita restos de carne y de pescado y también, productos derivados de la leche.

La clave radica en combinar el azúcar, la celulosa y el nitrógeno de los diferentes desechos orgánicos para preparar el abono orgánico. ¿Qué puede pasar las primeras veces que lo haces, cuando eres inexperto en la materia? Pues que los desechos se pudran y que la masa resultante apeste. ¿Cómo puedes evitar esto? Ventilando la masa de compost y alternando capas de desechos húmedos y secos. Con esa alternancia conseguirás un equilibrio ideal para tu compost.

Existen muchas recetas para hacer compost casero, de hecho, si quieres profundizar en la materia, el Ministerio de Medio Ambiente cuenta con el Manual de Compostaje, que puede resultarte muy útil.

No olvides que tu abono casero necesita cierto grado de humedad, así que tienes que ir regando de vez en cuando sin que tu contenedor llegue a encharcarse. Procura que el agua penetre en las distintas capas que has ido formando. Si ves que te has pasado con el agua, deja la tapa abierta, sobre todo si está al sol, y eso ayudará a secar el compost.

¿Cuánto tardarás en tener el compost preparado? Pues realmente depende de varios factores como el clima, la cantidad que tengas en el compostador, el tipo de residuos que utilices… Varía, pero suele estar entre los 3 y los 5 meses. ¿Cómo saber cuándo está listo? Coge un puñado, si la tierra tiene un color negro o marrón oscuro, mancha muy poco las manos, no se reconocen ninguno de los restos que has ido tirando y tiene olor a bosque, ya lo tienes.