Información sobre vivienda y economía

Cuatro tipos de suelos baratos para renovar tu casa

Habitissimo
Habitissimo
Autor:

Están sometidos a un tránsito continuo, a la suciedad, a golpes e impactos y a derrames de todo tipo. Por ello, los suelos son el elemento que más sufre en una casa. Y, por supuesto, también están sujetos a modas o tendencias.

Nuevos materiales y otros no tan nuevos, pero con un toque de modernidad, nos permiten hoy renovar los suelos con una inversión mínima y, lo que es mejor, sin obras. ¿Quieres conocer esos suelos low cost que darán un nuevo aire a tu hogar por mucho menos de lo que piensas?

Suelos vinílicos

Habitissimo
Habitissimo

En forma de losetas o baldosas, autoadhesivas o con sistema de click, los suelos laminados son una de las mejores soluciones si lo que buscas es cambiar la imagen de tu casa sin gastar mucho. Es la versión moderna de aquellos suelos de sintasol tan populares hace unas décadas.

No solo son económicos, sino que son suelos muy resistentes, que aguantan sin problemas impactos y humedad. Además, los puedes encontrar en un sinfín de acabados, incluso imitando casi a la perfección otros materiales como la baldosa hidráulica, la piedra o la madera.

Otra ventaja es que se colocan sin problemas sobre el suelo antiguo y tienen tan poco grosor que con un poco de suerte ni siquiera tendrás que rebajar las puertas.

Linóleo

Habitissimo
Habitissimo

Es otro de esos suelos de toda la vida, pero que se ha renovado, y mucho, en los últimos tiempos. Hasta no hace mucho solo lo veíamos en centros escolares y sanitarios, comercios o industrias, pero ahora comienza también a hacerse hueco en la decoración de nuestros hogares por sus grandes cualidades.

Aunque pueda confundirse, el linóleo no tiene nada que ver con el vinilo. Se fabrica a base de aceite de linaza y materiales como piedra molida o harina de madera. Es, por tanto, un material de origen natural y biodegradable, lo que ya es un punto a su favor.

¿Qué más ventajas tiene? Es cálido, muy resistente, impermeable y, por supuesto, económico. Además, no necesita apenas mantenimiento, es un buen aislante y es ecológico. Eso sí, en acabados es más limitado que los suelos vinílicos.

Laminados

Habitissimo
Habitissimo

Este tipo de suelos también es muy atractivo más allá de su precio. Es perfecto si quieres disfrutar de la calidez de la madera sin pasar por su mantenimiento o los cuidados que necesita. Y también lo es si, además, quieres mejorar el aislamiento de tu casa.

Más ventajas: no solo en imitación a madera, los laminados se comercializan en otros muchos acabados; son suelos hipoalergénicos y antibacterianos y, además, se instalan directamente sobre el suelo antiguo.

Eso sí, siempre es mejor optar por un suelo de calidad. En ese sentido, conviene fijarse tanto en el grosor como en el uso para el que cada modelo esté recomendado (moderado, general o intenso).

Corcho

El corcho es un material cada vez más popular en suelos y revestimientos. Aporta la calidez y el aislamiento de la madera, pero amortigua mucho mejor el ruido y es bastante más sufrido. Y, frente a lo que se pueda pensar, los suelos de este material resisten bien la humedad y el desgaste, repelen el moho y los hongos, son antialérgicos y recuperan su estado original cuando se ejerce una fuerte presión en ellos.

Por otra parte, cada vez son más los modelos y más atractivos los acabados, por lo que es muy fácil adaptar estos suelos a cualquier estilo que quieras dar a tu hogar. Y todo ello sin olvidar que es un material con un impacto medioambiental muy bajo.

Son 4 suelos low cost con los que podrás dar un nuevo aire a tu casa sin gastar mucho, no solo por su precio, también porque los puedes colocar sobre el viejo suelo sin grandes problemas. Como ves, ya no tienes excusa para retrasar por más tiempo la renovación de esa parte de tu hogar tan importante.

Habitissimo
Habitissimo